El titular del Ministerio de Haciendo, compañero Iván Acosta Montalbán, explicó que la firma de ambos convenios de préstamo suman más de US$100 millones y los mismos son una buena noticia para la población nicaragüense, porque están dirigidos a apoyar lo que en el léxico popular se conoce como contrato de préstamo de apoyo presupuestario, recursos de alta liquidez que reforzarán el funcionamiento del Gobierno Central haciendo énfasis en el sector salud.

Acosta manifestó que el primer contrato suscrito es por un monto de US$45 millones, recursos que tienen componentes de fortalecimiento institucional, pero también fortalecimiento a la atención del sector de más de 100 mil niños y dirigido a mejorar la red de protección social, lo que significa un buen anuncio para el país porque son recursos destinados a garantizar una buena ejecución y buen apoyo para los programas sociales.

Señaló que el segundo préstamo por US$56 millones también está vinculado al sector social, específicamente con el Ministerio de Salud y con el modelo de salud comunitaria y familiar que impulsa el Gobierno del comandante Daniel Ortega.

“Este préstamo va a tener un impacto muy importante en la mejora de la salud pública, la salud de nuestra comunidad, a la salud de nuestro pueblo. Es coherente con las prioridades de nuestro Gobierno, la prioridad de la demanda de nuestra población para mejorar toda la atención de salud de una gran cantidad de departamentos”, expresó el Ministro.

El alto funcionario de Hacienda detalló que parte de este segundo préstamo es destinado a la rehabilitación de centros de atención en salud tales como el Hospital Regional de Matagalpa “César Amador Molina”, el Hospital Departamental de Jinotega “Victoria Mota”, el Hospital Alemán Nicaragüense, así como la construcción del Hospital Primario de Corn Island, que representa la reivindicación de los derechos para los pueblos de la costa del Caribe y de una isla que tiene mucha importancia por su papel en la captación de turismo, el Hospital Primario de Jalapa y la ampliación de los centros de salud con cama de San José de Bocay, Wiwili y el Hospital de Corinto.

“Por lo tanto son recursos muy importantes para la mejora de nuestro modelo de salud comunitaria y familiar que ha tenido mucho éxito en nuestro país y estamos colocando recursos, 56 millones de dólares dirigidos a la ejecución de obras, mejoras y equipamiento y además US$45 millones para fortalecer el sistema en general, lo cual es un buen anuncio, un buen día para el país al tener más de 100 millones de dólares destinados a mejorar las condiciones y la calidad de vida de los nicaragüenses enfatizado fundamentalmente en los servicios de salud pública”, agregó Acosta Montalbán.

Carlos Melo, representante del BID en Nicaragua, aseguró que para la institución financiera es una oportunidad muy importante ser participes y acompañar este proceso de fortalecimiento de un sector tan importante para potenciar el desarrollo humano y la reducción de la pobreza en Nicaragua y que tiene un impacto regional de una fuerza muy grande.

“Quiero felicitar a las autoridades por estas decisiones de ejecutar estas actividades, estas dos operaciones especialmente en el tema de focalizar la eficiencia en los gastos de salud, lo cual va a permitir dar una priorización, poder realmente ver cuál es el impacto que se está logrando en las acciones que está haciendo el país en el sector. Fortalecer también el tema de la integralidad de la atención lo cual es fundamental para cerrar este círculo de apoyo a la población, que a veces es la más frágil y carente”, declaró Melo.

Añadió que la dirección de los recursos a mejorar la atención integral en salud, es un hito para lograr reducciones de brechas, por lo cual felicitaba al Gobierno y a todo el equipo que ha trabajado en la preparación de esta operación logrando una conclusión y un cierre de un proyecto tan importante que involucra la participación de tantos sectores a las actividades que tienen que ser coordinadas y poder así mejorar los resultados y los niveles de servicio que está recibiendo la población.

“El trabajo que se ha hecho es focalizar la intensidad de las actividades en aquellos sectores que son más frágiles y más necesitados”, comentó.