La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo, manifestó este 31 de diciembre que al iniciar el 2017 los nicaragüenses debemos de llenarnos de fuerza espiritual para ser cada día mejores.

AUDIO:

Rosario manifestó que el tiempo sigue y que la vida continúa, pero que todos nos empeñamos en abrir mental, cultural y espiritualmente nuevos tiempos cuando inicia un nuevo año. Dijo que por eso ayer viernes en su alocución del mediodía, citaba un poema de un escritor chino antiguo, donde éste hablaba de no cargar lo inútil, entendido como los miedos, rencores, envidias y resentimientos.

“Cuando no cargamos lo inútil, cuando sabemos andar adelante con todas nuestras bondades, todas nuestras bendiciones valorándolas, entonces es un tiempo verdaderamente bueno para hombres y mujeres”, indicó.

“Llenémonos de amor, de cariño, de fuerza, de fortaleza, que sobra, abunda, en nuestra historia, en nuestra memoria y en nuestro presente. Llenémonos de la fuerza espiritual magnífica, esa fuerza espiritual inmensa que tiene nuestro pueblo y que tiene nuestra historia para que mañana, que ya llamamos Año Nuevo, nuevo día, nuevo año, seamos todos un poquito mejor y nos empeñemos siendo cada vez mejores e ir haciendo de nuestra Nicaragua una sociedad más alegre, una sociedad todavía más alegre, todavía más tranquila, todavía más amorosa, todavía más familiar y todavía más llena de valores, llena de fe, llena de familia, ese espíritu de familia que a nosotros nos anima y nos fortalece cada día, y de comunidad”, subrayó.

Rosario recordó que Nicaragua es un país que sabe salir adelante sin amargarse y en agradecimiento infinito a Dios.

Dijo que el reto, por tanto, es trabajar con los dones que Dios da para ser todos cada vez mejores.

Cuando estamos en conexión estamos bien

En su mensaje refirió que el 2016 fue verdaderamente intenso y difícil en el que se vio partir a tantas personalidades del mundo artístico, de la literatura, de la música y de la política revolucionaria como el Comandante Invicto Fidel Castro, un héroe nuestroamericano, prócer y figura singular del mundo, que representa vida y legado para las revoluciones.

Dijo que también fue un año de luchas y victorias. Recordó que el mundo cambia y que uno debe tener ese sentido de tomar nota y avanzar con los cambios. Manifestó que en el caso de países como Nicaragua hay que estar pendientes y escuchar la voz del alma de los pueblos.

“Cuando estamos en conexión y en sintonía los pueblos, las almas, estamos bien, porque nos escuchamos, tratamos de entendernos y sabemos que el primer mandato es el amor al prójimo y el primer mandato es aprender a convivir compartiendo, creando juntos presente mejor, futuro mejor y hacerlo con tranquilidad, con armonía, con respeto, hacerlo en paz”, indicó.

Señaló que para nosotros que venimos de largos conflictos estos son tiempos de victorias porque tenemos paz, unidad y porque sabemos conectar unos con otros, fortalecer alianzas y diálogo permanente. Manifestó que con ello es que se logrará avanzar frontalmente contra la pobreza e ir en un camino progresivo de creación de bienestar, vida y esperanza.

Hay que seguir con la esperanza en alto

La Compañera expresó que ojalá se pueda crear en el mundo un futuro mejor para todos, en paz y diálogo, y en el cuido del medioambiente.

Rosario expresó que la BBC presentaba este viernes un reportaje donde se hablaba de la cantidad de comida que botamos los seres humanos diariamente, aun cuando hay tantas familias con hambre en el mundo, tantas familias saliendo de sus países debido a las guerras y conflictos y tantas familias afectadas por las consecuencias extremas del clima.

Dijo que a pesar de ello la humanidad debe seguir con la esperanza en alto y con el amor a la vida y las ganas de luchar, crecer y trabajar juntos.

“Nicaragua es parte de ese mundo, pero eso sí, tenemos una sociedad privilegiada, con valores, con ideales, un proyecto cristiano con valores, ideales, místicas, Cristiano, Socialista, Solidario, manifestó Rosario, destacando que eso es un don y una bendición de Dios, que debemos cuidar todos los días.

Al respecto, llamó a fortalecer la paz, la seguridad y la tranquilidad de todas las familias para así crear prosperidad y seguir cambiando Nicaragua.