Se acaba el 2016 y con él la gente le dice adiós a todo lo bueno y lo malo que pasó durante los 366 días de este año bisiesto.

En punto a las 12:00 de la media noche las campanadas del reloj anuncian un Nuevo Año, un año que se espera próspero. Para lograr las metas esperadas mucha gente realiza típicos rituales, como salir corriendo con la maleta dando vueltas alrededor de la casa, comer 12 uvas, usar ropa interior de color rojo o amarillo para que atraiga el amor o el dinero.

Otros menos tradicionales, pero siempre adoptando las supersticiones, inundan la casa con aromas a canela, con esto se garantiza la tranquilidad en el hogar y alejar los momentos de tensión.

Barrer la casa para alejar las malas vibras. Para lograrlo se debe lanzar por la puerta con fuerza todo lo indeseable para que no vuelva.

La copa del brindis se toma con la mano derecha incluso si eres zurdo, se bebe dando tres saltitos con el pie derecho y de ese modo tendrás buena suerte durante el año.

Para los que quieran tener buena suerte en el Amor deben ponerse ropa interior roja al revés y cambiársela a la media noche, esta ropa debe ser regalada y no comprada, también se dice que el primer abrazo del año tienes que dárselo a alguien del sexo opuesto para tener buena suerte en el amor.

Usa velas que decoren la casa durante la noche. Cada color invocará una fortuna distinta: el azul trae tranquilidad al Año Nuevo, las amarillas atraerán la abundancia, el rojo la pasión, las velas verdes están destinadas a la salud.

Y por último y no menos importante, hay que poner los deseos en una lista para trabajar arduamente en ellos. Nada de lo que se pida se podrá cumplir si no se cree que se pueden lograr.

Dice un dicho bien sonado que “La fe mueve montañas” .

Péguele fuego a lo malo del 2016

En Nicaragua hay una tradición que cada año se realiza con más fuerza, se trata de la quema de “El Viejo” o “La Vieja”. Estos son muñecos hechos con madera y algodón, vestidos con ropa vieja, en su mayoría están fumando o tomando licor.

Alejandra Martínez, es la encargada de crear los Viejos y Viejas que son quemados cada 31 de diciembre a la media noche para dejar atrás lo malo y empezar desde cero positivamente el 2017.

“La mayoría de la gente acostumbra a quemar un viejo porque se supone que están quemando todo lo malo que le pasó ese año que está terminando”.

“La vieja la queman por la vieja rencilla, la vieja deuda, la vieja enemistad, entonces esa es la tradición de los pobladores nicaragüenses y gracias a Dios cada año se adopta más esta tradición”.

“Que los pobladores estén adoptando esa tradición nos ayuda bastante porque viene la gente a comprar su viejo porque ellos van a quemar el año, olvidando lo malo y con otra perspectiva para el año que viene”.

Este negocio familiar inició en León, desde ahí hacen la mayoría de los Viejos y Viejas, asimismo, se trabajo en Managua, en el Barrio Altagracia, de la Racachaca media cuadra al lago.

“Entre León y Managua se elaboran unos 500 viejos y gracias a Dios la mayoría ya se fue, León así no tiene y Managua está terminando con los últimos”, aseguró Alejandra.

Don Héctor Villareina Gaitán, propietario de la Casa del Viejo en Managua, expresó: “Nosotros tenemos el pensar que todo lo viejo tiene que quedar en el pasado entonces al pensar en un futuro diferente hay quemar al viejo para tener mayores expectativas a como en nuestro caso la salud, fomentar la tradición”.

Uvas a la media noche

Julio Munguía es vendedor de Manzanas y uvas, frutas muy demandadas en esta temporada navideña.

"Aprovechamos la temporada para deleitar a las personas con las uvas y las manzanas y peras".

"La uva cuesta ochenta córdobas la libra y cuarenta la media y en esta fecha es bastante demandada junto a la ciruela y el kiwi porque la gente hace arreglos para sus seres queridos".

Sobre las supersticiones es conocido que cada 31 de diciembre en punto a las 12 de la noche la gente come 12 uvas para llamar la suerte en el nuevo año.

A coger su maleta si quiere viajar

La joven Carolina Cajina, vendedora de maletas en el Mercado Roberto Huembes, ella nos habló de la superstición de las maletas.

"Hay personas que tal vez lo hacen porque les interesa ver a sus familiares entonces buscan su maleta para viajar a verlos, otros quieren viajar a pasear entonces buscan su maleta y dan la vuelta a la media noche".

Y en otras partes del mundo…

Japón: Los templos budistas tocan las campanas 108 veces durante la víspera de Año Nuevo de acuerdo a la tradición “joya no kane”. De acuerdo con ésta, cada campanada representa algo malo y el sonido de las campanas purifica el alma.

Noruega: El arroz con leche, es uno de los platillos típicos en las cenas y no debe faltar en las casas debido a que representa algo muy especial, se le agrega una sola almendra. Se sirve en porciones individuales y todos deben estar atentos para saber a quién le tocó la almendra que representa buena suerte y una economía abundante durante todo el año.

Brasil: Por su parte los brasileños saben que el número 7 es cabalístico y por ello, van a las playas y saltan 7 veces por encima de las olas para la buena suerte. También es tradición tomar y chupar 7 granos de granada, envolverlos en papel dorado y llevarlos en la cartera para que no falte el dinero.

Grecia: El postre tradicional se llama Vasilopita y es un pan hecho a base de harina, vainilla, mantequilla y brandy. Antes de hornearse, se esconde una moneda envuelta en un papel aluminio. Al comerlo hay que estar muy atento pues si te toca la moneda, serás el que tenga mejor suerte durante el nuevo año.

Italia: Las buenas energías entran cuando te deshaces de todo lo que ya no sirve, o al menos eso dicen en Italia pues cada fin de año, los italianos arrojan por la ventana todo lo que ya no quieren o ya no les gusta.

Filipinas: Los filipinos dicen que los lunares en la ropa son de buena suerte y bajo este concepto, en este País reciben el año con ropa estampada con lunares. También es costumbre tirar monedas al suelo al iniciar el año para atraer fortuna y prosperidad.

Dinamarca: Uno de los rituales más utilizados para la buena fortuna es romper los platos más viejos que se tengan en la puerta del vecino, de este modo quien los tira tendrá buena suerte. Aquí también se recibe el año parado arriba de una silla y saltando al suelo cuando llegan las 12, simboliza el saltar por encima de todos los obstáculos del año viejo.

Colombia: Las lentejas en Latinoamérica son representantes de la abundancia y por eso, los colombianos llevan una semilla en las carteras para que el dinero llegue a ellos durante el nuevo año. También, suelen darse un baño con siete hierbas amargas para alejar la mala vibra.

Holanda: Ellos conocen la frase “al agua patos”, pues durante el año nuevo suelen meterse al agua a pesar de que la temperatura suele estar incluso bajo cero durante esta época del año. Claro que después de zambullirse en el agua helada, entran en calor tomando “snert“, que es una sopa de guisantes, los adultos beben ron y los niños chocolate caliente.

Escocia: Para los escoceses es bueno quemar los malos recuerdos y comenzar el año, así que en algunos pueblos le prenden fuego a los barriles con alquitrán y los ruedan por las calles.

Alemania y Perú: Los alemanes acostumbran recibir el año leyendo el futuro a partir de plomo fundido en un vaso de agua. Perú por otro lado, lee su futuro colocando un huevo entero bajo la cama antes de dormir, al día siguiente pondrán ver su fortuna por la figura que se forma a partir de la yema.

Reino Unido: Al dar las 12, los habitantes de Reino Unido, tienen un propósito lograr que un hombre joven, guapo, de cabello oscuro y desconocido entre por la puerta con sal, carbón y pan. De acuerdo a la tradición, esto simboliza que durante el año no faltará comida, dinero o calor, da buena suerte y asegura abundancia.

Puerto Rico: Después de la medianoche, en Puerto Rico se tiran cubos de agua por la ventana. Este acto, simboliza la liberación de los problemas que se tuvieron en año que termino y se limpia la calle para recibir lo que viene.