Inundaciones por las intensas lluvias causaron al menos 50 muertos en el sudoeste de la República Democrática del Congo (RDC), uno de los países más pobres del mundo, informó hoy el Gobierno.

Una parte de los fallecidos vivían en áreas aledañas del caudaloso río Kalamu, cuyas aguas se desbordaron por las torrenciales precipitaciones, expuso el gobernador de la provincia de Kongo Central, Jacques Mbadu.

La cantidad de muertos puede aumentar a partir del trabajo de los rescatistas, que buscan a víctimas aún enterradas en el fango, agregó el funcionario.

Según Mbadu, las aguas subieron hasta dos metros por encima del nivel normal en Boma, segunda urbe de esa provincia, que fue considerada una ciudad siniestrada.

Las corrientes destruyeron unas 500 viviendas y dejaron sin hogar a miles de personas en esa región, que tiene el único puerto de la RDC en el océano Atlántico y está bañada por los ríos Kalamu y Lovo.

Decenas de miles de muertos y una miseria extrema son el balance de sucesivas guerras entre rebeldes y soldados desde finales de la década de 1990, las cuales aún asolan la población de la RDC, junto a catástrofes naturales como la actual.