A muchos les tomó por sorpresa, otros ya habían conocido de los proyectos a través de las noticias, pero en general, todos coinciden que los nuevos espacios recreativos, construidos por el Buen Gobierno y estrenados ya concluyendo este 2016, son los mejores regalos de fin de año.

Lugares como el Parque Acuático, o bien las Réplicas de las Catedrales de todo el país, el trencito que atraviesa todo el Paseo Xolotlán, o bien el Museo dedicado al Papa Juan Pablo II, entre otros, son para las familias, los mejores regalos que han obtenido este fin de año.

“Es simplemente maravilloso, todo lo que el Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, han hecho en Managua. Le han dado vida a este país, y los niños están felices”, dijo María Orieta López.

Para esta madre de familia, el Parque Acuático, moderno y colorido, ha sido un hermoso regalo que este Buen Gobierno ha dado a los mimados de la revolución.

“Este es el Gobierno de los Niños. Vemos tantos espacios, tantos lugares bonitos para ellos. Hay felicidad en Nicaragua. Este parque acuático, donde hay barcos, avioncitos, las piscinas bellísimas, todo es alegría”, dijo.

De igual manera, Armando Gómez, quien llegó al parque acuático, acompañado de su familia, manifestó que este 2016, ha dejado muy buenas sorpresas para la capital, y para toda Nicaragua.

“La diversión está ahora instalada en todas partes, y esa es parte de la política de amor y unidad que promueve este Buen Gobierno. El próximo año, Vamos Adelante, con más proyectos como este parque”, sostuvo.

La cuarta etapa del Paseo Xolotlán, también se ha convertido en un referente para los capitalinos, sobre todo para aquellos que buscan un espacio tranquilo, para reflexionar y orar.

En este lugar, están instaladas 40 réplicas de las iglesias y catedrales de todo el país, consideradas por muchos un tesoro de la historia religiosa que ha tenido Nicaragua.

“Es hermoso ver la Catedral Metropolitana de Managua, o bien la Catedral de León, todas estas catedrales, vienen a configurar la memoria histórica y patrimonio nuestro; es un verdadera acto de fe haber construido este lugar de paz, de amor, de espiritualidad”, dijo Rebeca Gómez.

En general, las familias aseguran que el 2016, ha dejado muchas obras maravillosas, que le han devuelto las esperanzas a esta Nicaragua. Los capitalinos, manifestaron que el próximo 2017, será un año de más bendiciones, un año que unirá más a las familias, por el Bien Común.