Con un ferviente llamado a la paz y en reconocimiento al triunfo en Alepo, el Patriarca Ortodoxo Griego de Antioquía y Todo el Oriente, John X Yazigi, encabezó la misa por las celebraciones sirias de la Navidad.

Desde la gran iglesia de San Elías, parcialmente destruída por los terroristas, el Patriarca afirmó que ninguna palabra puede describir los sentimientos que se desbordan en los corazones en estos días po la gran victoria en Alepo y alabó la firmeza y el compromiso con su tierra de su pueblo.

En sus palabras, Yazigi oró a Dios para que preservara al presidente Bashar al-Assad, otorgue la victoria al Ejército sirio y bendijo a toda la nación y por el regreso de los obispos Pablo Yazigi y Juan Ibrahim quienes fueron secuestrados por los extremistas en el 2013.

Damasco, la capital, fue escenario también de una misa por la Navidad en ceremonia presidida por el arzobispo Joseph Absi, quien dijo que la paz está en el horizonte y afirmó que la reconciliación es la única manera de que Siria vuelva a la seguridad, la felicidad y la prosperidad.

Mientras tanto, en la ciudad de Hasaka, la catedral ortodoxa siríaca celebró servicios en la Iglesia de la Virgen María, que incluyeron himnos de Navidad, la iluminación de un árbol de Navidad, y la inauguración del tradicional pesebre cristiano.

En la provincia de Sweida, los servicios de Navidad y las misas se llevaron a cabo en varias iglesias, incluyendo las de Bosra, Horan y la Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Jabal al-Arab, la de Jesús Rey, la del Buen Pastor y las de Shahba, Ora y al- Qarya.

Sin distinción de credos, las calles de la capital siria fueron testigos desde el sábado y hasta este domingo en medio una Navidad acompañada por un frío intenso y esporádicas lluvias, de amplio movimiento de transeúntes, contactos familiares y reuniones de amigos en locales repletos de público.