La mañana de este 24 de diciembre ingresaron a nuestro país provenientes del extranjero muchos nicaragüenses con motivo de celebrar junto a sus hijos, nietos, hermanos y sobrinos la fiesta de Navidad y retomar actividades que por muchos años no han podido realizar debido a la distancia que los separa.

El Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino fue el escenario del reencuentro, el cual año con año aglomera a miles de familias que entre lágrimas, abrazos y risas dan la bienvenida a sus seres queridos, con quienes se dirigen hacia sus lugares de origen, muchos en el interior del país.

“Es la primera vez que vengo a celebrar las navidades con la familia que tenemos por acá, espero divertirme mucho, viajar a algunos lugares, como la Laguna de Masaya y visitar algunos balnearios del departamento de Boaco, nuestro lugar de origen” refirió Alex García.

“Estoy contenta de poder estar con mi familia luego de no verlos por siete años, voy a poder verlos, abrazarlos y compartir con ellos estas celebraciones tan especiales. Para los que radicamos en el extranjero es muy significativo venir para estos días porque es cuando más unida debe estar la familia y recordar el nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo” nos contó Anabel Lau.

La seguridad en la terminal aérea y la agilidad en los servicios es notoria, los trámites son realizados con prontitud, permitiendo que los usuarios se sientan satisfechos y contentos de poder estar en el país que los vio nacer y que hoy los recibe con mucho amor.

“Desde hace ocho años no venía a Nicaragua, estoy feliz porque mi familia me ha venido a traer, estoy conociendo a mis nietecitos y mis lágrimas son de emoción. Hoy podré reunirme en la cena de Noche Buena con toda mi familia, vamos a celebrar, pero sobre todo vamos a esperar la venida del Niño Dios, siendo el verdadero sentido de la Navidad” concluyó Patricia Ortiz.