Todos estos sectores, entre ellos los pequeños y medianos empresarios aglutinados en Conimipyme, los productores de la UNAG, representantes de la Cámara Láctea y el presidente del COSEP, se mostraron de acuerdo en que Nicaragua ratifique este sistema de pago que es utilizado por los países miembros del ALBA.

José Adán Aguerri, del COSEP, pidió a la Comisión Económica que trabaje también un acuerdo tipo Tratado de Libre Comercio con Venezuela, país que se ha convertido en el segundo comprador de los productos nicaragüenses, según las cifras del Centro de Trámite de las Exportaciones.

“Prácticamente recibimos a todos los agentes económicos potenciales usuarios de este sistema Sucre, que también nos expresaron en términos generales ellos observan de manera muy positiva la posibilidad de incursionar con mayor seguridad jurídica y seguridad monetaria a un mercado potencial de 68 millones de consumidores que serian los consumidores integrados dentro del ALBA, entonces nos han solicitado que los diputados demos un voto favorable, al menos en la comisión y nosotros en correspondencia a eso hemos dictaminado favorablemente”, anunció el legislador Sandinista Walmaro Gutiérrez, presidente de la Comisión Económica.

El visto bueno a este sistema unitario fue respaldado por todos los miembros de la comisión, siendo el legislador Enrique Sáenz el único en dar un voto razonado que tiene que fundamentar en los próximos días.

“Hay un dictamen unánime de respaldo a la ratificación de este tratado”, explicó.

“Nosotros le dijimos a la Comisión Económica que apoyamos completamente el Sistema de Compensación con el Sucre, porque eso nos va abrir mejores mercados no solamente con Venezuela, sino que con todos los demás miembros que entren a esta cámara de compensación y va a facilitar las transacciones con Venezuela y por tanto nosotros apoyamos la aprobación de este sistema”, afirmó Álvaro Fiallos de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG).

Agregó que Nicaragua al sumarse a este tratado, ayudará a los productores a tener un punto de referencia que van entre los Bancos Centrales de cada nación suscriptora del sistema.

“El primer paso es aprobar el sistema de compensación, para después ponernos de acuerdos en los procedimientos de su aplicación”, señaló.

Aguerri dijo que se hizo una análisis del proyecto de ley y concluyeron que no es un mecanismo nuevo en Nicaragua, ya que los comerciantes y productores han accedidos a mecanismos similares, como el mercado de compensación entre las naciones centroamericanos.

“Desde el punto de vista en sí, de lo que es el mecanismo de compensación, hemos esta mañana dado nuestro respaldo al mecanismo, sin embargo lo que estamos señalando, es que el mecanismo tiene un objetivo que es incrementar el comercio entre los países que conforman este mecanismo, lo que hemos señalado es que si no existe un acuerdo de Libre Comercio o un acuerdo con el nombre que le quieran poner los países del ALBA que permita a los empresarios hacer  relaciones entre empresarios, el comercio no se va a incrementar”, opinó Aguerri al respaldar la adhesión al Sucre.

Gilberto Alcocer, considera que este sistema beneficiará al sector de los pequeños y medianos empresarios de las Conimipyme, que aportan un alto porcentaje de empleos en el país.

“En términos generales nosotros no le vemos dificultad de incorporarnos al sistema Sucre, en tanto facilitaría el intercambio comercial entre los países que están adscritos a este sistema. Esto es similar a lo que paso en Centroamérica hace muchos años con la Cámara de Compensación Centroamericana, eso facilitaba mucho el intercambio comercial”, expresó el representante de las Conimipyme.

¿Qué es el sucre?

El Sucre es un mecanismo que sirve para la canalización de pagos internacionales resultantes de las operaciones de comercio recíproco entre los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), de la cual Nicaragua es miembro activo desde el 2007 con la llegada al poder del Presidente Daniel Ortega.

Este Sistema se basa en la utilización de una moneda virtual “sucre”, para el registro de las operaciones exclusivamente entre los bancos centrales, en tanto que la liquidación local (pagos a exportadores y cobros a importadores) se efectúa con las respectivas monedas locales de los países miembros.

Entre las ventajas de estar unificado bajo este sistema, se encuentran; acceso a un mercado ampliado de 68 millones de habitantes, permite el uso de moneda local para el pago de las importaciones, reduce los costos de conversión de divisas para las pequeñas y medianas empresas y empresas asociativas, optimiza los trámites administrativos para pagos internacionales, entre otras.

El Tratado Constitutivo del Sucre fue suscrito el 16 de octubre de 2009. La primera operación se dio el 3 de febrero de 2010 entre Cuba y Venezuela, consistente en la venta, por parte de la empresa Mixta Socialista de Arroz Venezolana, de 360 toneladas de arroz a la Empresa cubana Comercializadora de Alimentos.

El Presidente del Banco Central de Nicaragua, compañero Alberto Guevara, se presentó el pasado lunes a solicitar a la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional la ratificación de este tratado. Nicaragua es el único país de los que integran el ALBA que aún no ratifica este sistema.