Dicen que la sonrisa lo cura todo y por eso el Hospital Infantil Manuel de Jesús Rivera La Mascota, celebró la Navidad con niños del área de hemato-oncología.

Payasos, regalos, concursos, cantos y mucha risa hicieron olvidar por un momento a estos pacientitos sus dolencias.

“Bien alegre y me gustan los juguetes están bonitos”, dijo el niño Joshua.

Elida Zeledón, proveniente de Tipitapa, nos habló sobre su niño Flecher, quien este 23 de diciembre salió por primera vez de la sala para tener un momento de alegría.

“Me parece muy bonito porque en medio de tantas aflicciones y tristezas un momento de alegría me parece bien porque les hace bien a ellos, el niño se ha alegrado con los payasos, eso le gustó”.

“Tenemos un mes de estar acá y es la primera vez que sale del cuarto y como madre me siento contenta y gracias a Dios está bastante bien mi niño”.

Otra de las madres que expresaron su felicidad al ver grupos de empresas y religiosos llegar a alegrar a los niños es la señora Jesenia Robleto, quien manifestó “gracias a toda la gente que ha participado, que le traen un poco de alegría a los niños, ya que están acá hospitalizados y ellos se alegran al ver los regalos”.

“Esto les ayuda mucho a ellos a estar tranquilos, no estresados, pensar en otra cosa y así ellos se olvidan un poco del tratamiento que les van a poner”, agregó Jesenia quien tiene un año de estar luchando con su hijo en este hospital.

Por su parte, la doctora Andrónica Flores, jefa del área hematología, explicó que la risa es una terapia para curar enfermedades.

“Cada vez que nosotros reímos liberamos endorfina hacia el cerebro que son las que nos ayudan evitar todo tipo de enfermedades que nos da el estrés”.

La niñez es única y todos los niños deben tener una actividad recreativa, todos los pacientes crónicos y estos niños sobre todo que tienen una patología oncológica, entonces estas actividades se hacen en conmemoración del nacimiento del Señor, pero además a ellos un vez al mes viene alguien a hacerles actividades”.