Más de 5 mil personas se dieron cita este miércoles en el monumento prehistórico de Stonehenge, Inglaterra, para ver el amanecer y con él la llegada del solsticio de invierno, informó el vocero de la Comisión de Edificios y Monumentos Históricos de ese país.

Durante la jornada el sol se alza en el punto más alto del ecuador del planeta y el día y la noche alcanzan máxima diferencia de duración. Por tanto, el 21 de diciembre es el más corto del año.

Aunque quienes acuden al monumento festejan el solsticio durante todo el día, este solo se da en un momento puntual.

El fenómeno concluye el próximo 21 de marzo con la llegada del equinoccio de la primavera.