La Policía Nacional es un ente de seguridad al servicio del pueblo, razón que ha motivado a los tres mejores expedientes de la XIX Promoción de Cadetes, quienes han jurado ante la patria y las autoridades nacionales servir a la ciudadanía con mucho esmero, respeto y dedicación, de tal manera que la ciudadanía vea en ellos a funcionarios confiables y dedicados a sus servicios.

Durante cuatro años, los nuevos agentes policiales cursaron las asignaturas correspondientes a su plan de estudio hasta alcanzar una Licenciatura en Ciencias Policiales, misma que es un gran logro el cual alcanzaron con honores gracias a su dedicación, entrega y disciplina.

El inspector José Jesús Padilla, alcanzó un rendimiento del 91%, este joven narra que durante sus estudios siempre se sintió motivado por sus demás compañeros y por su sueño de llegar a ser uno de los mejores de su clase, lo cual hoy ve materializado.

“Para poder alcanzar mi sueño me tocó dedicarles amor a mis clases, dedicación y sobre todo siempre dar y aspirar a más de lo que mis mentores me exigían. Desde que ingresé a la institución me sentía motivado por dar mi aporte a esta sociedad y demostrar que los policías somos personas capaces y que trabajan de cara a garantizar la seguridad de nuestra patria” refirió.

A pesar de que la labor policial muchas veces no es la más sencilla, este joven asumió el reto y se dispuso a emprender un gran reto, el cual lo compromete aún más con la institución, los nicaragüenses y su familia.

“Entrar a la Policía fue una gran decisión la cual hoy me llena de orgullo porque veo a la institución como una familia y por eso ahora estoy comprometido a servirle a mi patria sin descuidar a mi familia, trabajar duro para brindar seguridad a mi país” añadió.

Alcanzando sus sueños

El inspector Axel Martínez Fuentes, llegó a la institución tras abandonar una carrera administrativa, la cual no llenaba sus aspiraciones, pues desde muy pequeño se inclinó por el trabajo policial, el cual no era de la aprobación de sus familiares, sin embargo, avanzó tras sus sueños y hoy se siente orgulloso de haber alcanzado lo que con tanto esfuerzo construyó.

Con tan solo 25 años, Martínez alcanzó un rendimiento académico del 90%, llenado de orgullo a sus compañeros de clase, maestros y por supuesto a sus familiares, quienes hoy lo respaldan y lo instan a ser un oficial ejemplar, digno de ejemplo para la sociedad y las futuras generaciones de agentes.

“Ser policía es una experiencia muy bonita, un gran logro en mi vida porque además de formar parte de la institución me gradué con honores, he alcanzado una meta más de las que me he propuesto y este es el inicio para desarrollar una gran labor, servirle a las familias nicaragüenses y a mi propia familia, a quienes trataré por igual” manifestó.

Tras recibir el reconocimiento por parte del Presidente Daniel Ortega y la Jefa de la Policía Nacional Primer Comisionada Aminta Granera, Martínez ratificó su compromiso con la patria, los nicaragüenses y sobre todo un buen desempeño de sus funciones.

“Tenemos un gran compromiso por delante, el cual debe ser grato, amable y con responsabilidad porque en nuestros manos está el cuidar de toda Nicaragua. Somos una de las mejores instituciones de Centro América y no puedo defraudar la oportunidad que hoy Nicaragua y el gobierno ha depositado en mí” añadió.

Una joven proactiva y con disposición

Con tan solo 21 años, la inspectora Yaneth Fonseca Rodríguez alcanzó su título de Licenciada en Ciencias Policiales, sueño que fue motivado por uno de sus familiares, quien también forma parte de las filas de la institución y que siempre le dio el ejemplo de servirle a la población ante cualquier situación.

“Ser mujer y estar dentro de la institución fue una de las metas que me propuse desde que estaba en mis últimos años de secundaria, nosotras siempre que nos lo proponemos logramos alcanzar nuestras metas. Mi promedio lo alcance poniendo mucha dedicación, cumpliendo con mis tareas y siempre pensando en llegar a ser la mejor, lo cual hoy llena de orgullo a mi familia” refirió.

Hoy que ha materializado parte de sus aspiraciones, sus compromisos son mayores pues asegura que ha de continuar formándose como profesional para seguir trabajando en función del pueblo, las familias y en la construcción de una sociedad ejemplar.

“Ser policía es una carrera muy bonita porque nosotros brindamos nuestra ayuda y apoyo a la ciudadanía, siempre miraba a mi tío cómo trabajar en la institución y verlo con su uniforme me llenaba de inspiración. Ahora mi nuevo reto es optar por otra carrera profesional para poder seguir avanzando dentro de la institución” finalizó Fonseca.