Un fuerte terremoto de magnitud 7,9 se sintió este sábado en la costa oriental de Papúa Nueva Guinea, en las proximidades de la isla de Nueva Irlanda, cuyo epicentro se localizó a 157 kilómetros al este de Rabaul y a una profundidad de 73 kilómetros, de acuerdo a la información facilitada por el Servicio Geológico de los Estados Unidos, informa Reuters.

Tras registrarse el sismo, se ha alertado de posible amenaza de tsunami que en la próximas tres horas podría alcanzar las costas de Papúa Nueva Guinea, las islas Salomón, Nauru, Vanuatu, Nueva Caledonia y Hawái, advierte el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico (PTWC). De momento se desconoce si el terremoto ha causado víctimas y daños materiales.

El pasado 8 de diciembre otro terremoto, de magnitud 7,8, afectó la región por lo que se alertó igualmente de la amenaza de tsunami a los países de la zona.