Más de sesenta adultos mayores que forman parte de la casa club del barrio Ariel Darce dieron inicio al novenario del niño Jesús con las tradicionales plegarias y luego compartieron un brindis en compañía de la Promotoría Solidaria quienes les brindan acompañamiento en cada una de las actividades que realizan en el marco de las celebraciones de fin de año.

Celebrar al niño Jesús es para los adultos mayores una tradición que se les fue inculcada desde su infancia, por eso continúan realizándolas junto a sus compañeros de club, con quienes comparten la fe y, sobre todo la devoción hacia el redentor del mundo.

“Siempre hemos celebrado el nacimiento del niño Dios porque tenemos mucha fe y amor para el salvador del mundo, ahora que estamos en esta casa club en la que nos vemos como una gran familia nos motivamos a seguir realizando las actividades que nos enseñaron nuestros padres” dijo Liliam Sequeira.

“Este año tengo una petición especial para el niño Jesús, le imploro que cuide de mis hijos a como lo hace conmigo, ya estoy viejito y por eso le pido que sea él su guía y les permita andar por los caminos correctos para que no cometan los mismos errores que cometimos nosotros” manifestó Juan Bautista Bonilla.

Los promotores solidarios expresan que siempre en estos momentos de celebración, brindan acompañamiento a los adultos mayores como una muestra de retribución a todo el esfuerzo y aporte que hicieron a la sociedad en sus años de juventud.

“Todos los años en las casas club de los adultos mayores se realiza la celebración de la novena del niño Dios y nosotros desde la Promotoría les acompañamos para que ellos no se sientan solos, además es importante mantener vivas las tradiciones y creencias de nuestro pueblo” finalizó Yader García, Promotor Solidario.