En los 25 años que tiene la Cooperación Japonesa (JICA) en Nicaragua, centenares de voluntarios del país asiático han llegado para conocer, enseñar y aprender en una sociedad con tradiciones y cultura diferentes a la japonesa.

En temas diversos como educación física, idiomas, música y actividades recreativas, los voluntarios del JICA contribuyen con estudiantes, jóvenes y niños.

Esta muestra de cooperación entre los dos países se ha fortalecido en los últimos años con el Gobierno del Presidente Daniel y la Compañera Rosario, logrando que el intercambio cultural entre ambos pueblos se dé en el marco del respeto, la solidaridad y la hermandad.

La enseñanza del idioma una fuente de entendimiento cultural

La Srita. Nozomi Iga, se desempeña como profesora de idioma japonés en el Centro de Idiomas de la Universidad Centroamericana (UCA) desde el año 2014. Gracias a su trabajo, ahora en esa universidad se cuenta con 5 profesores del idioma japonés que imparten clases a unos 100 estudiantes.

Como parte de su trabajo, Nozomi ha tenido que elaborar guías de estudio para facilitar la enseñanza y el aprendizaje del idioma japonés.

"Los profesores enseñan japonés y ellos tienen mucha pasión por la cultura japonesa y el idioma, los estudiantes también", dice Nozomi y señala que aunque en el país no se utiliza su idioma, hay muchos jóvenes que quieren aprenderlo.

"Ellos me dicen que en la cultura japonesa y el idioma japonés enseñan disciplina, respeto y hospitalidad. Entonces ahora están aumentando el número de estudiantes, de 50 en el 2014 a 100 en este año", comentó.

Nozomi dice que Nicaragua es un país interesante y bonito. "La gente es cariñosa y sociable", resalta la joven quien asegura que le gusta la cultura nicaragüense. "Yo como todos los días gallo pinto", dice sonriendo.

La joven japonesa explica que le ha sorprendido cómo la familia nicaragüense se mantiene unida y con excelente comunicación entre sus miembros, algo que es un poco diferente en la cultura japonesa.

He visto a mis estudiantes de música que eran niños, crecer!

Nobuko Yamazaki, es voluntaria de JICA y trabaja como profesora de música en la Escuela Nacional de Música Luis Abraham Delgadillo del INC.

Desde el salón azul en el Palacio Nacional de la Cultura, Nobuko enseña piano a niños y jóvenes nicaragüenses.

Ella menciona que en su caso ha tenido suerte y su misión en Managua se ha extendido por 6 años. "Durante 6 años he observado cómo están avanzando mis alumnos que antes eran niños y ahora son jóvenes", comentó.

"Este es un trabajo que más me ha gustado. He podido compartir la música y eso es lo que a mí me encanta más de la vida", explica Nobuko.

Apoyando a los niños del programa Los Miguelitos a aprender inglés

Takashi Hamabata, es uno de los más jóvenes colaboradores del JICA en Nicaragua. El se desempeña en el área de animación de actividades juveniles en la Asociación de Formación Vocacional y Protagonismo Social Infantil “Los Miguelitos” de Masaya, y le enseña a los niños el idioma inglés.

Takashi, señaló que Masaya es una ciudad turística que atrae a muchos extranjeros y por eso le interesó enseñar inglés para que los niños y jóvenes hijos de vendedores de artesanías tengan en sus manos una herramienta que les permita comercializar mejor sus productos.

"Aprender inglés es muy importante para su futuro y por eso ellos tienen mucha energía para aprender inglés", recalcó el joven, quien se siente animado al ver que los niños y jóvenes se interesan en el conocimiento de la cultura japonesa.