Sol inclemente, poca brisa y un mar de transeúntes desesperados, marcaron la jornada más calurosa en Santiago de Chile el 14 de diciembre, con temperaturas de hasta 37,5 grados Celsio.

Fue la mañana y la tarde más cálida de esta capital en 101 años, de acuerdo con Luis Salazar, de la Dirección Meteorológica de Chile, quien dijo que el registro se constató en la estación de Quinta Normal, en el sector poniente de Santiago.

Las anteriores máximas de la principal urbe chilena se dieron en 1915 con 37,2 grados y en 1919, con 36,3. Los vendedores de agua helada y bebidas refrescantes hicieron su día.

La marca de 37,5 se dio a las 16:03 hora local. 'No es una ola de calor porque en ese caso estas elevadas temperaturas deberían mantenerse por al menos tres días y en este caso esperamos que este jueves desciendan', dijo Salazar.