El presidente electo estadounidense, Donald Trump, anunció hoy la nominación del exgobernador de Texas Rick Perry como secretario de Energía del gabinete que asumirá a partir del 20 de enero próximo.

Trump dijo en un comunicado desde la sede de su equipo de transición en Nueva York que este político republicano creó en Texas un clima de negocios que generó millones de nuevos empleos y redujo los precios del combustible, beneficios que traerá también a todo el país desde su cargo en el Ejecutivo federal.

El nuevo mandatario añadió que su administración garantizará el aprovechamiento de los grandes depósitos de recursos naturales para hacer de Estados Unidos un país independiente desde el punto de vista energético, y crear nuevas riquezas para la nación, proceso que estará liderado por Perry.

Perry se hizo famoso en 2011 cuando en un discurso como parte de las primarias republicanas para los comicios de noviembre de 2012 prometió que si llegaba a la jefatura de la Casa Blanca eliminaría los departamentos de Educación y Comercio.

Hizo una pausa, sin embargo, al intentar mencionar el tercero de su plan pues olvidó el nombre de la agencia que encabezará a partir de enero, si lo confirma el Senado.

El aspirante a secretario de Energía renunció en 2015 a su cargo de gobernador de Texas para integrarse a la carrera por la presidencia, pero no llegó a las finales de las primarias del partido rojo.

Trump notificó ayer la designación del director general de la petrolera Exxon Mobil, Rex Tillerson, como secretario de Estado, a quien calificó de 'uno de los líderes empresariales más reconocidos del mundo', y trabajará a favor del pueblo estadounidense.

El anuncio puso fin a las especulaciones en torno a otros aspirantes, como es el caso del exgobernador de Massachusetts y excandidato a las presidenciales de 2012, Mitt Romney, quien fue un destacado crítico de Trump en la campaña para los comicios del 8 de noviembre pasado.

En la lista de candidatos para la jefatura de la diplomacia norteamericana estaba el exdirector de la CIA David Petraeus y el exalcalde neoyorquino Rudolph Giuliani.