La existencia de ondas gravitaciones, descritas hace un siglo por Albert Einstein, encabeza la lista de hallazgos físicos más relevantes del 2016, publica hoy la revista especializada Physics World.

Su descubrimiento estuvo a cargo de los investigadores de Ligo, un laboratorio astronómico con dos detectores gemelos que operan en varios puntos de Estados Unidos.

Detectadas en septiembre de 2015, fueron anunciadas en febrero último, casi cien años después de que Albert Einstein postulara por primera vez su teoría general de la relatividad.

Los científicos señalan además como significativo el descubrimiento del gravímetro, pequeño dispositivo para lograr mediciones precisas de la gravedad, desarrollado por un equipo de investigadores de la universidad británica de Glasgow.

Según los investigadores, podría ser desplegado en aviones no tripulados para ayudar en una variedad de tareas de exploración minera, ingeniería civil y seguimiento de la actividad de los volcanes

También describe la revista como relevante un estudio publicado en Nature, sobre el desarrollo de un método para la detección directa de la transición nuclear del torio-229, que abre la puerta al desarrollo de un reloj nuclear, mucho más estable y, por lo tanto, más preciso que el atómico.

A estos se suma la refracción negativa de los electrones en el grafeno, propiedad de algunos metamateriales artificiales que se puede utilizar para crear nuevos dispositivos ópticos, como una lente perfecta.

Incrementa la lista el descubrimiento de Próxima b, un planeta potencialmente habitable en la órbita de la estrella Próxima Centauri, la más cercana al Sistema Solar, a poco más de cuatro años luz.

Una nueva lente de microscopio denominado mesolens, que ofrece la combinación única de un gran campo de visión con una alta resolución y permite crear imágenes en 3D de muestras biológicas mucho más grandes de lo que antes era posible, al tiempo que proporciona detalles a nivel subcelular, se suma a la lista.

La completa la primera simulación cuántica de la física de partículas, la famosa especie teórica del mundo cuántico del gato de Schrödinger, así como un motor basado en un solo átomo, que convierte una diferencia de temperatura en un trabajo mecánico mediante el confinamiento de un solo átomo de calcio en una trampa en forma de embudo.