La Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, felicitó a los 86 nuevos oficiales del Ejército de Nicaragua que se graduaron en la XXI Graduación de Damas y Caballeros Cadetes "Héroe Nacional Rubén Darío" y resaltó el discurso del Comandante Daniel en el aspecto de la seguridad y la tranquilidad que se vive en el país y que cada día debe seguirse fortaleciendo.

Rosario saludó a los graduandos, entre los cuales destacan 9 mujeres, y resaltó que la promoción fue dedicada al poeta Rubén Darío en el año del centenario de su tránsito a la inmortalidad.

La Compañera también resaltó el discurso del Presidente Daniel quien destacó la importancia de los valores, la seguridad y la estabilidad que reinan en al país y deben seguirse fortaleciendo.

La seguridad, explicó Rosario, "en primer lugar es un patrimonio, es patrimonio revolucionario y revolucionario tener un país tranquilo en un mundo tan convulsionado, en un mundo tan lleno de conflicto, un país tranquilo que además tiene un modelo de diálogo permanente, alianza, consensos con todos los sectores productivos, empresariales de nuestro país", destacó.

"Tener esta tranquilidad nos permite salir a hacer nuestros mandados, salir a pasear, a festejar... nos estamos disponiendo ya a salir de vacaciones el día 20 (de diciembre) para pasar las navidades, el fin de año tranquilos, en familia y podemos hacerlo porque vivimos en un país tranquilo y seguro que queremos más seguro", añadió.

Rosario dijo que en las investigaciones que se hacen de forma permanente el pueblo privilegia la tranquilidad, la seguridad y demanda fortalecerla "y en eso estamos trabajando todos juntos".

"Y ahí ese importante mensaje que hacía nuestro Comandante donde da a la seguridad, a la estabilidad y a la tranquilidad el valor que tiene para cada nicaragüense y el valor que tiene para que podamos trabajar y prosperar. Un país seguro, tranquilo, estable es un país que atrae inversiones tanto propias, pequeñas, medianas, grandes, los privados, como internacionales. Así que nosotros tenemos que saber escuchar esa demanda, ese clamor; mantengamos los niveles de seguridad y fortalezcamos los niveles de seguridad", explicó Rosario.

Además, dijo que la familia nicaragüense también privilegia el trabajo para prosperar, la salud, la educación y todo lo que represente mejoría en la vida. En ese sentido, afirmó que "vamos a un año de muchos desafíos".

Rosario manifestó que los nicaragüenses tienen en sí mismos un patrimonio acumulado que es de respeto, fuerza moral, admiración y que es indomable, indoblegable, laborioso y heroico, cualidades que son reconocidas a nivel mundial.

"Y con ese infinito, inmenso recurso que Dios todos los días refuerza, fortalece, con ese pueblo nuestro mujeres, hombres, jóvenes, abuelitos, nos disponemos todos los días a prosperar, a progresar, a crecer, en todo el sentido de la palabra: Vamos Adelante. Así que este es un año de grandes desafíos y un año en el que tenemos que comprometernos todos a seguir avanzando unidos. Esa es la clave, la unidad por el Bien Común, en Cristianismo, en Socialismo y Solidaridad", manifestó.

Recordó que estamos viviendo Tiempos de Victorias, un verdadero milagro que sucede cuando en el mundo vemos todos los días, reflejado en los medios de comunicación global, alterada la tranquilidad, la vida, la seguridad de las familias en tantos lugares.

"Y aquí tenemos el privilegio, la bendición de sentirnos seguros. Vamos a trabajar más por esa seguridad y de ir propiciando, ese es el deber, más y más posibilidades para el trabajo, para el progreso y la prosperidad", aseguró Rosario.

"Hoy que se gradúan estos muchachos y muchachas de la Academia José Dolores Estrada del Ejército de Nicaragua, es un buen día para seguir comprometidos con la esperanza, con la confianza, con la certeza de que de estos Tiempos de Victoria que vivimos por gracia de Dios representan también tiempos para la realización de los sueños de todas las familias nicaragüenses", concluyó la Compañera Rosario Murillo.