Julio César Tiusanen Pérez, nacido en Managua en mayo de 1991, es un joven empresario nica-finlandés que viene destacándose en el mundo de las impresoras 3D (tres dimensiones), dispositivos capaces de imprimir figuras con volumen a partir de un diseño hecho por computadora.

Hijo de padre finlandés y madre rivense, Julio se trasladó a Europa en 2013 luego de terminar su licenciatura en Administración de Empresas en la Universidad Ave María, en San Marcos, Carazo.

El joven emprendedor prestó en Finlandia el servicio militar (2013-2014), posteriormente trabajó un poco más de un año en Belfast, Irlanda del Norte, y desde agosto 2015 reside en Helsinki.

El talentoso innovador es cofundador de Platonics, empresa que desarrolla impresoras 3D para arquitectos y cuya novedosa oferta (equipos automatizados que no requieren mantenimiento) ha llevado a Julio a presentar sus investigaciones en países como China, y a brindar conferencias en universidades de Suecia y Finlandia.

Asimismo, los medios especializados no han dejado pasar desapercibidos los avances de Platonics, dedicándole artículos como “Verano de empresas emergentes: Cambiando el mundo” (Summer of Startups: Changing the World), “De estudiantes a empresarios: nuevos empresarios apuestan por la impresión tridimensional” (Opiskelijoista yrittäjiksi: startup-yrittäjät uskovat 3d-tulostamiseen), entre otros.

Ricardo Alvarado, embajador de Nicaragua en Finlandia, conversó con el joven empresario.

Julio, ¿cómo surgió la empresa?

— Poco después que llegué a Finlandia, renuncié al trabajo que tenía ya que no me apasionaba. Me puse a leer libros sobre tecnologías emergentes y vi que había una oportunidad con las impresoras 3D, un campo con grandísimo potencial de crecimiento. Platonics (fundada en febrero pasado) se focaliza en desarrollar impresoras 3D para arquitectos, fáciles de usar, que no requieren mantenimiento y ahorran una gran cantidad de tiempo y dinero.

¿Quiénes conforman la empresa? ¿Dónde se encuentra la oficina?

— Actualmente la integramos tres fundadores (un ingeniero de origen chino, un diseñador sueco-colombiano y yo) y tres empleados. Por ahora tenemos nuestra oficina en la aceleradora de empresas de la Universidad Aalto y hemos recibido apoyo de agencias promotoras de innovación tecnológica como Tekes.

¿Cuándo lanzarán el producto al mercado?

— Esperamos fabricar en enero de 2017 el primer lote para ser utilizado en programas piloto con las tres empresas de arquitectura más grandes de Finlandia. El producto estará disponible al público en julio de 2017. También estamos en conversaciones para implementar pruebas piloto en otros países europeos.

¿Cómo ves a tu empresa en unos años?

— Como líder internacional en el mercado de impresoras 3D para arquitectos.

¿Qué consejo darías a nuestros jóvenes emprendedores?

— Cuando dejas de aprender dejas de crecer. Para cualquier joven que quiere ser emprendedor, primero tiene que ser curioso y sediento por aprender. Especialmente como emprendedor, uno tiene que estar constantemente aprendiendo para hacer crecer su empresa cada día.

¿Cuál es tu mensaje para la tierra que te vio nacer?

— Siempre digo con orgullo que soy nicaragüense. Más adelante, cuando nos consolidemos como empresa, espero poder colaborar de alguna forma con mi país.

El caso de Julio César Tiusanen Pérez es una muestra más del inagotable talento, creatividad y tesón del pueblo de Sandino y de Darío. Es uno de los muchos ejemplos que confirman que el nicaragüense está hecho de vigor y de gloria para la humanidad.