Un recuento de las acciones del Cura Guerrillero y un reconocimiento a su gesta heroica a favor de la liberación de Rivas durante la dictadura somocista en Nicaragua, fue parte de la jornada de conmemoración del Comandante Gaspar García Laviana en Rivas.

En Cárdenas, este domingo, familias de todas las comunidades del municipio, desde las más cercanas hasta las más retiradas, Juventud Sandinista, combatientes históricos y autoridades políticas, se reunieron en el punto el que el cura originario de Asturias, España, cayera en combate el 11 de diciembre de 1978, a las 5 de las madrugada.

En el lugar, ubicado en el sector de Río Mena, hoy convertido en un parque histórico en el que los que reconocen su trabajo por la libertad de Nicaragua se reúnen año con año, se celebró un pequeño acto con música, consignas y un conversatorio, que no se detuvo a pesar de la brisa, que al contrario, aportó un toque de mayor solemniddad.

"Para nosotros es algo que lo estaremos recordando. Siempre vive eternamente en nuestros corazones, por esa actitud, ser un Cura Guerrillero que tomó esa decisión, dar la vida por nosotros, como lo hizo Cristo, para la salvación de nosotros, así Gaspar también lo hizo para la salvación de nuestro pueblo", aseguró el excombatiente Luis Adolfo Salgado.

Para la nueva generación, conmemorar el tránsito a la inmortalidad de una figura tan importante como la del Comandante Gaspar, significa también asumir el compromiso de continuar transformando Nicaragua en beneficio de la familias.

Taylor Acosta, miembro de la Juventud Sandinista de Cárdenas, expuso que el simple hecho de lograr expresar sus respetos al Cura Guerrillero en paz y tranquilidad, es una clara muestra de los logros que reivindican su lucha.

"Unidos con las familias, nosotros podemos venir a este sitio a conmemorarlo, a decirle presente a nuestro Comandante Gaspar, convocándonos todos e invitándonos en festejo, en conmemoración y alegría, porque sabemos que esta lucha no fue en vano. Esto lo debemos de ir transmitiendo de generación en generación", afirmó.

En Tola, donde descansan los restos mortales de García Laviana, el pueblo en general recordó los grandes aportes hechos al pueblo de Nicaragua antes de enlistarse en las filas del FSLN y durante su gesta guerrillera.

Con un recorrido por las calles del pueblo municipio rivense, hombres, mujeres, jóvenes, niños y adultos, llevaron ofrendas florales para rendir tributo a la memoria.

En el pequeño mausoleo donde su tumba es custodiada por las de otros combatientes que compartieron sus ideas, la música a viva voz y los testimonios de su gran entrega fueron conmovedores, pero cargados de esperanza.

Víctor García, Secretario Político Municipal de Tola, afirmó que este pueblo que se ha encargado de mantener vivo su legado, se compromete aún más en seguir avanzando de la mano del Comandante Daniel y la Compañera Rosario en la restitución de derechos a las familias.

"En este municipio sembró una semilla que hoy está germinando gracias a la estrategia y el trabajo del Comandante Daniel y la Compañera Rosario, que trabajan duro por llevar a la práctica esos ideales", señaló.

"Significa mucho para nuestra Juventud Sandinista, de nuestro municipio, de nuestras comunidades, de nuestro departamento, de nuestro país, significa mucho saber ese gran legado que nos ha dejado nuestro Padre Gaspar García Laviana. Gracias a nuestro Padre hoy podemos tener muchas cosas que antes no podíamos tener, no pudieron tener nuestros bisabuelos, nuestros abuelos no podían tener una educación gratuita, no tenían una salud donde muchos programas hoy en día las han venido restituyendo", afirmó a su vez la joven Sandinista Carmen Delia Murillo.

El sacerdote católico que cambió la sotana por el fusil, es reconocido por su gran entrega y el amor que profesó a los más necesitados, teniendo la meridiana claridad del que el proyecto del Sandinismo compartía con sus ideas: llevar a la población más desposeída el empeoramiento de sus derechos más elementales, como la salud y la educación.