El próximo martes 13 de diciembre no será de mal augurio. Al contrario, las gemínidas harán ese día especial, pues iluminarán el firmamento nocturno y los rostros de los miles de aficionados al estudio del universo.

La más espectacular de todas las lluvias de meteoros empezará su danza cósmica a las 8 de la noche, aunque su apogeo será en la madrugada del miércoles 14 de diciembre alrededor de las 2 de la mañana.

En ese momento, el área de la cual parecen provenir los meteoros -el radiante- “se encontrará casi en el centro o cúspide del cielo, lo que nos permitirá apreciar el fenómeno en primera fila”, explicó Enrique Torres, jefe de la Unidad de Divulgación y Socialización de la Física (UdsFis) del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic).

Las pequeñas rocas gemínidas se consideran de actividad alta, es decir, con una frecuencia de entre 100 y 200 meteoros por hora. En esta ocasión, se espera un promedio máximo de 120 meteoros cada 60 minutos y según Torres, la Luna Llena afectará ligeramente su observación.

Esta lluvia de meteoros proviene del asteroide 3200 Faetón, algo que la hace bastante peculiar pues la mayoría está asociada a restos de cometas. “Algunos dicen que Faetón es un cometa inactivo cubierto de gruesas capas de polvo, pero lo cierto es que es un objeto enigmático y poco frecuente en el Sistema Solar sobre el cual hay muchos misterios”, acotó.

La forma ideal para disfrutar el despliegue de las gemínidas es en un lugar oscuro y al aire libre, preferiblemente a las afueras de la ciudad y teniendo acceso completo al cielo.

Otra recomendación es evitar la observación directa del radiante, en este caso la constelación de Géminis -muy cerca de las estrellas Castor y Pólux-, sino a unos 30 grados donde, por ejemplo, se hallan las constelaciones de Orión, Cochero o Cáncer, “en vista de que la zona donde se ven mejor los trazos de los meteoros es a esa distancia angular”, indicó Enrique Torres, jefe de la UdsFis del Ivic.

Además de las gemínidas y con ayuda de telescopios, los planetas Venus y Marte también serán visibles durante su estadía por la constelación de Capricornio. Emblemáticas constelaciones como Toro, Perseo, Andrómeda, Pegaso y Acuario, entre otras, igualmente harán gala de su hermosura.

Los creyentes de las festividades navideñas -precisó Torres- podrán apreciar el cúmulo abierto de estrellas llamado “El Pesebre” en la constelación de Cáncer.