El conferencista y predicador católico, Salvador Gómez, manifestó este viernes que la Virgen María, es Nuestra Madre de la Misericordia, y de tal manera las familias nicaragüenses debemos de imitarla”.

El celebrar una jornada de oración en la Parroquia Asunción de María, en Ciudad Jardín, el predicado católico se refirió al gran amor que nos tiene la Madre de Dios.

“Jesús dijo: Sean misericordiosos como el Padre; y la Virgen María encarnó lo que significa ser misericordioso; que quiere decir amar al que más lo necesita, ella está presente cuando los demás se ausentan”, dijo.

Refirió que al pie de la cruz está la Madre; donde está el sufrimiento y el dolor están los que aman de verdad. Y en la necesidad, también está la Madre.

“Ser misericordiosos, como María, significa buscar soluciones, estar al lado del que más lo necesita; llevarle a los demás un mensaje de vida, amor y esperanza; obviamente eso se hace primero en la familia, y luego en toda la sociedad”, expresó.

El predicador Salvador Gómez, fue ovacionado por las cientos de familias que participaron esta noche en esa intensa jornada de oración, cuyo mensaje principal fue cómo poner en práctica ese amor que Dios nos tiene y que nosotros nos debemos tener unos a los otros.

“Los nicaragüenses tienen este tesoro muy grande, como es la fiesta de la Virgen, una fiesta que nos une a todos, sin distinción de credos; sin distinción de clases social”, indicó.

El líder religioso, explicó que antes pensaba que la gente que tenía dinero era la que hacía un altar a la Virgen para compartir en La Purísima.

“Cuando vine a la Gritería, vi que la gente más pobre es la que comparte. Allí están todos juntos, es una fiesta de verdaderos hermanos. Solo en México he visto, con la Virgen de Guadalupe, una manifestación tan grande de amor a la Madre de Jesús”, expresó.

Aseguró que admira mucho a los nicaragüenses, y ha venido a Nicaragua para compartir, junto a su familia, ese tradicional grito de: ¡Quién causa tanta alegría! La Concepción de María!; ¡María de Nicaragua!, ¡Nicaragua de María!

“Nos sentimos que se nos enchina la piel por el amor de la Madre; y cuando la Madre está presente, hay unión. Si queremos mantener unida y en paz a Nicaragua, sigamos alabando y bendiciendo a la Madre de Jesús”, expresó Salvador Gómez.