Preocupados por la salud de los pequeños, pediatras del Hospital Infantil Manuel de Jesús Rivera ‘La Mascota’, reiteraron una vez más el llamado a los padres, madres de familias o tutores, a no permitir que los niños y niñas manipulen pólvora.

Aunque, hasta este viernes, en La Mascota no han tenido ningún ingreso de niños quemados con pólvora, el doctor Francisco Ordóñez, indicó que a nivel nacional, la cifra va en aumento, y hasta la fecha se contabilizan más de 80 niños afectados.

“Para evitar quemaduras con pólvora, los niños y niñas no deben de manipular este tipo de artefactos explosivos, bajo ninguna circunstancia”, dijo el especialista en pediatría.

Manifestó que los puestos autorizados que están habilitados para vender este tipo de material, deben de acatar las medidas de seguridad, y no venderles pólvora a los menores de edad.

“En el caso que se presente algún accidente de este tipo, debe el familiar aplicar abundante agua sobre la zona afectada del paciente, y trasladarlo inmediatamente a la unidad de salud más cercana”, sostuvo.

Explicó que no es recomendable, aplicar ningún tipo de químico sobre la herida, porque es contraproducente, y puede agrandar el daño.

“Cuando los adultos estén quemando pólvora, que alejen a los niños. Y que se aseguren que estos se mantengan a una distancia prudencial, desde donde se manipula la pólvora”, sostuvo.

El doctor Ordóñez, refirió que una quemadura constituye una patología muy complicada; de un caso leve, puede evolucionar a un caso grave.

Las quemaduras son para toda la vida; dejan un dolor muy fuerte para el niño; y es un dolor no solo físico, sino también psicológico, y unas secuelas que no se borran fácilmente”, indicó.