Al grito de “QUIÉN CAUSA TANTA ALEGRIA” en la Embajada de la República de Nicaragua ante la Federación de Rusia, dio inicio este 7 de diciembre la celebración en honor a la Purísima Concepción de María, en el marco de las actividades que el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional impulsa y desarrolla de estas ancestrales celebraciones marianas llenas de fe cristiana, folklore y cultura nacional.

El Padre José, párroco de la catedral de la Inmaculada Concepción de María en Moscú, condujo el Santo Rosario del día noveno, en su mensaje a los presentes, expresó que resultaba hermoso ver y tomar parte en esta bella tradición nicaragüense de alabar a la madre de Dios, lo que seguramente este mismo día, pero en horas diferente, era celebrado en toda Nicaragua, desbordándose de alegría y era, tal vez, la razón de ser un Pueblo bendecido.

Nosotros en un paisaje diferente, cambiando el sol de encendidos oros por el blanco níveo del invierno ruso, unidos en un solo abrazo cristiano oramos los embajadores del SICA, colegas diplomáticos, los compañeros oficiales del Ejército de Nicaragua y los compañeros de la Policía Nacional que cursan estudios en Rusia, los estudiantes y comunidad nicaragüenses, este año contamos con la participación de su excelencia, Monseñor Paolo Pezzi, Nuncio de la Santa Sede en la Federación de Rusia, todos como en una sola familia, rezando para que haya paz en la tierra, alabando a la virgen María, agradecidos y agradeciendo por este año de victorias, de paz , y de trabajo para continuar la realidad de los sueños.

Al final de los dulces y los juegos pirotécnicos, se ofreció la comida típica nicaragüense orgullo de mi país, como lo es el vigoron, el pio quinto, y arroz a la valenciana, pero con sabor nicaragüense, acompañados de tostones con queso, y ensalada con chile picante.