La plataforma del senador independiente Bernie Sanders (Vermont) y el megáfono que ofrece la fama de René Pérez, el residente del grupo calle 13, permitieron ayer hacer una nueva convocatoria, esta vez desde el Senado estadounidense, a favor de la excarcelación del prisionero político puertorriqueño Oscar López Rivera.

La oficina de Sanders organizó el evento, una sesión informativa en un salón del Senado federal que reunió a cerca de un centenar de personas, muchos de ellos boricuas.

Moderado por la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, el evento reunió a René Pérez; el congresista Luis Gutiérrez, los representantes del Partido Popular Democrático (PPD) Luis Vega Ramos y Manuel Natal; la hija de López Rivera, Clarisa Ramos; el hermano del prisionero independentista José López Rivera, y la abogada Jan Susler.

Los familiares de López Rivera, la alcaldesa de San Juan, los legisladores populares y la abogada Susler se reunieron luego con el senador Sanders, primer precandidato presidencial de uno de los dos partidos principales estadounidenses en denunciar el colonialismo en Puerto Rico y abogar por la liberación del prisionero político boricua.

“Su lucha es más heroica que la de (George) Washington, porque no tuvo que matar a nadie”, indicó Pérez, en su presentación e indicó que “cada segundo que pasa en la cárcel” crece la figura de López Rivera en términos históricos.

La campaña a favor de la excarcelación de López Rivera ha cobrado más fuerza en momentos en que al presidente Barack Obama le quedan solo 41 días de trabajo en la Casa Blanca, pues al mediodía del 20 de enero toma posesión el presidente electo Donald Trump.

Más de 107,000 personas ya suscribieron una petición en la página de internet en la Casa Blanca en apoyo a la solicitud de clemencia de López Rivera, quien ha estado 35 años y seis meses en prisión después de ser convicto de conspiración sediciosa por sus vínculos con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN).

En sus presentaciones en Latinoamérica y en reuniones con gobernantes, René Pérez –quien recientemente grabó un vídeo sobre el asunto con el cantautor panameño Rubén Blades-, ha elevado el reclamo a favor de López Rivera. El respaldo, dijo, “ha sido unánime”.

Desde 2011, López Rivera, quien cumplirá 74 años el próximo día de Reyes, espera por una respuesta del presidente Obama.

La Casa Blanca dijo la semana pasada que la solicitud de clemencia sigue en el Departamento de Justicia. Pero, el presidente Obama no tiene que esperar por ninguna recomendación ni consultar a nadie. “Es una decisión política, no legal”, dijo la abogada Susler.

Anoche, el congresista Gutiérrez, quien ha liderado el movimiento político a favor de la excarcelación de López Rivera acudiría a la fiesta de Navidad de la Casa Blanca. Aunque dijo que no suele ir a esos eventos, sería la tercera vez consecutiva que asiste para aprovechar el momento de la foto que se toma cada congresista y su esposa con el presidente Obama y la primera dama Michelle Obama para reiterarle el reclamo “de todo un pueblo” a favor de “hacer lo correcto y liberar” a López Rivera.

“Quizá por ser la tercera vez funciona. Nadie debe estar en la cárcel por luchar contra el colonialismo y por la libertad de su pueblo”, dijo Gutiérrez, quien afirmó que siempre pensó que la oportunidad real para lograr clemencia para el prisionero independiente era este momento, la última época de Navidad del presidente Obama en la Casa Blanca.

La campaña a favor de la excarcelación de López Rivera va a intensificar sus esfuerzos de ahora al último día del presidente Obama en la Casa Blanca.

Cada viernes, va a haber una ofensiva dirigida a enviar tuits y generar llamadas telefónicas a la Casa Blanca, indicó José López Rivera, líder cultural en Chicago. Para el día de Reyes, si el presidente Obama no le ha indultado, habrá una manifestación frente a la Casa Blanca para entregar otras 100,000 firmas en respaldo a la liberación de López Rivera.

Ayer en la mañana, el grupo 35 Mujeres por Oscar Hasta su Regreso envió desde San Juan una postal de Navidad a la primera dama de EE.UU. La postal fue firmada por 1,000 mujeres que desde hace tres años se reúnen el último domingo del mes en el puente Dos Hermanos de San Juan a abogar por la libertad de López Rivera.

"Lo único que le falta al presidente Obama para indultar a Oscar es la voluntad de hacerlo porque se trata de un asunto de derechos humanos. También necesita de un bolígrafo y nosotras le estamos haciendo llegar cientos de ellos a través de su esposa, abogada que incluye en su discurso el respeto por los derechos humanos", indicaron las portavoces del grupo de mujeres, Alida Millán Ferrer y Josefina Pantoja Oquendo.

En el evento en el Senado estadounidense, la hija de López Rivera leyó una carta que le envió a su padre el 29 de mayo pasado, cuando se cumplieron los 35 años del prisionero independentista en cárceles estadounidenses. En ella Clarisa López Ramos expresa esperanza de que será excarcelado.

López Ramos, única hija de López Rivera, recordó que conoció a su padre en una prisión de Chicago en 1981, poco después de su arresto. Entonces, ella tenía 10 años.

“Hay una nueva generación en la familia que no has conocido”, indicó López Ramos en la carta. “Sé que un día vas a salir de prisión. Te espero – afirmó-, con mi música y con mi sonrisa”.