Sobre una iluminada y engalanada Avenida de Bolívar a Chávez, las familias capitalinas disfrutaron los espacios de recreación y de los altares en honor a la Purísima Concepción de María, aprovechando el feriado nacional y el fin de semana largo.

Los adornos navideños y el clima fresco de la tarde, contribuyeron a que miles de personas que llegaron a esta concurrida avenida, pudieran disfrutar de una tarde inigualable, celebrando de paso a la patrona de Nicaragua.

En el Paseo Xolotán, cientos disfrutaron del espectáculo que es obligatorio. Además disfrutaron de un paseo por la vieja Managua y el Boing 737-200 que hace volar la imaginación sobre todo de los más pequeños.

Doña Karla Pineda Rodríguez, de Tipitapa, tenía ya 5 años de no visitar la ciudad capital. Durante ese tiempo asegura ver un gran cambio y se mostró impresionada por el colorido y el ambiente que se vive en este sector.

“Está muy bonito, yo felicito al gobierno porque esto está lindo. Vengo hasta ahora, vine hace como cinco años y hasta ahora que vuelvo a venir, me encanta y quedo convidada de volver a venir”, aseguró.

Su hijo, César Saldaña, destacó el gran trabajo que ha venido haciendo el Gobierno Sandinista para que las familias puedan disfrutar en plenitud la paz y el progreso que se vive en el país.

“A estas alturas yo estoy feliz y contento de ver todas estas obras de progreso, porque no las habíamos visto antes y con este gobierno estamos viendo de que si ha trabajado en el progreso de Nicaragua”, afirmó el hombre.

Unos metros hacia el oeste, el Paseo de los Estudiantes, se adorna con árboles, puentes, Santa Claus y motivos navideños.

Sin embargo el mayor atractivo de las familias, precisamente hoy 8 de diciembre son los altares a la Purísima.

Doña Salvadora González, se mostró fascinada con cada obra de arte que representan los altares elaborados con mucho amor por los trabajadores de las Instituciones de Gobierno.

“Esto es muy bueno. Se siente más cristiano uno más amor a la Virgen María. Ha impulsado bastantes beneficios el gobierno, muchas buenas obras”, dijo.

Su hijo, Junior Obando: “A mí me parecen bonitas las Purísima porque es la madre de Dios y la madre de todos nosotros. Todos me gustan pero el más bonito es éste”, confesó entusiasmado señalando el altar que escogió como favorito.