El obispo de León, Monseñor César Bosco Vivas, dio el tradicional grito de "¿Quién Causa Tanta Alegría?", iniciando de esa manera los leoneses,las festividades de la Gritería, con un desborde de fe y devoción del pueblo por los barrios y diferentes calles.

Tras concluir la misa en la Basílica Catedral de la Asunción de León, el Obispo Vivas Robelo salió al atrio y brindó un breve mensaje a los miles de nicaragüenses que estaban en la plaza Juan José Quezada, en el parque central y sus alrededores.

Durante su breve mensaje, el Obispo Bosco Vivas pidió a los nicaragüenses fortalecer la paz y seguirla construyendo todos los días.

"Yo los invito a unirnos en oración para implorar la paz sobre Nicaragua, que Ella nos consiga ser constructores de la paz auténtica, que Ella nos dé la capacidad de diálogo necesaria. Unámonos en oraciones a la Virgen María y seamos constructores de paz", dijo Bosco Vivas.

Igual instó a que todos lleguemos a una reconciliación fraterna.

Invitó a los nicaragüenses a poner los buenos deseos y propositos en el corazón inmaculado de nuestra Madre María Santísima.

"Estemos convencidos que a través de ella, Jesucristo su hijo y Señor nuestro recibirá nuestras intenciones y peticiones de modo agradable", subrayó.

Manifestó que podemos orar y pedir a la Virgen María con toda confianza, lo que consideremos que estamos necesitando en lo personal o familiar.

Leoneses desbordados en los barrios

En la misa participó todo el clero de la Diócesis de León y Chinandega. Tras el grito, las Gigantonas, los Enanos Cabezones bailaron y un espectacular juego de luces iluminó el cielo de León. La Camerata Bach ofreció un bonito concierto mariano y navideño.

Vivas fue acompañado a dar el grito por la Primera Comisionada Aminta Granera, Directora de la Policía Nacional, la magistrada presidenta de la CSJ, Alba Luz Ramos, y el alcalde de León, Róger Gurdián.

El alcalde Gurdián resaltó la gran voluntad de las autoridades municipales y nacionales, de promover las tradiciones populares y religiosas por todo el país, una forma de fortalecer nuestra Fe en Dios, Jesucristo y la Virgen María.

Los leoneses nuevamente demostraron su inmenso amor para con la Virgen Concepción de María, muchas familias instalaron hermosos altares y de esa manera celebraron con mucho fervor a la Madre de Jesucristo.

"Gracias a Dios estoy en mi tierra, tenia muchos años de estar fuera del país y he regresado para estar con mi familia, siempre estoy viajando, ahora estoy en la Gritería, orgullosa del arte y de la devoción que hay en Nicaragua por la virgen", dijo la señora Gloria Ruiz que calificó de muy buena idea que el gobierno haya instalado altares en honor a la Purísima.

"Muy bonita la Purísima y me han gustado los altares", expresó Dominga Pérez del barrio El Coyolar.

En tanto la definió como muy hermosas las celebraciones de la Gritería y felicitó al pueblo de León por tanta devoción.

"Los barrios están abarrotados, muy alegres y las Purísimas del gobierno son una oportunidad para los leoneses y nos convirtamos y pongamos una granito de arena para promover paz, el mensaje del obispo Bosco Vivas es muy oportuno", expresó Martha Lanzas.

Cada año son más familias que se suman a estas tradiciones, y prueba de ello es que la misa oficiada por el obispo de León, estuvo a reventar.

Gobierno Sandinista celebra La Purísima

Este año los leoneses y de otros departamentos, pudieron cantarle a la Purísima y recibieron la tradicional gorra, pues todas las instituciones del gobierno entregaron ayote en miel, bonitas artesanías, fresco de chicha, bolsas de arroz, azúcar, gofios, rosarios, sobresitos de café, aceite embotellado y muchos regalos más.

En León hay muchos barrios, pero el indígena barrio de Sutiava, Guadalupe, y El Calvario, muchas familias decoraron bonitos altares, mientras el mar de gente entraba y salía de las purísimas diciendo el grito y les regalaban la tradicional gorra. En León no se canta, solamente se da el grito y de esa manera van celebrando la Gritería.

En el parque central de León hay cinco altares instalados por las instituciones del Gobierno Sandinista, además un gigantesco árbol navideño.