La Embajada de Nicaragua en Costa Rica, celebró el este miércoles 07 de diciembre, en la sede Diplomática la tradicional Gritería en honor a la Virgen de la Inmaculada Concepción de María, Patrona de Nicaragua.

Miles de personas, entre nicaragüenses y costarricenses, desde tempranas horas de la tarde se desbordaron para participar y disfrutar de esta fiesta Mariana, tan tradicional y representativa de Nicaragua. Entre pitos y matracas, cantos, bailes y gritos de alegría, los devotos de la Inmaculada Concepción de María se hicieron presentes en un ambiente donde predominó la devoción, la paz y la armonía.

Tal y como lo han venido haciendo en años anteriores, después de rezarle, alabarle y cantarle con alegría y devoción a la Inmaculada Concepción de María, los devotos marianos asistentes recibieron y disfrutaron las tradicionales cajetas traídas desde Nicaragua, así como de naranjas, bananos, limones dulces, entre otros productos básicos donados por algunas empresas.

Nuestros hermanos nicaragüenses agradecieron el esfuerzo hecho por el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional por medio de la Embajada de Nicaragua, que les permitió disfrutar un año más de una de nuestras más antiguas tradiciones religiosas y culturales, a pesar de estar lejos de nuestra patria. Asimismo, oraron a nuestra Madre Santísima para que Nicaragua siga por el camino del desarrollo, de la paz, de la justicia, prosperada, bendecida y en victorias.

La Embajada de Nicaragua también colaboró con donaciones de productos típicos a diferentes Parroquias y hogares de adultos mayores en San José, los cuales celebran y mantienen viva con la comunidad nicaragüense en Costa Rica nuestras tradiciones.

La Gritería en honor a la Inmaculada Concepción de María, contó también con la presencia de miembros del Cuerpo Diplomático y con el apoyo de empresas privadas que animaron el evento con rifas y premios a los asistentes.

A CONTINUACIÓN FOTOGRAFÍAS DEL EVENTO:

Purisima

Purisima

Purisima

Purisima

Purisima

Purisima

Purisima

Purisima

Purisima

Purisima

Purisima