Tras el sismo de 5.9 registrado en Trinidad y Tobago la oficina de Gestión y Preparación ante Desastres (ODPM, en inglés) descartó la posibilidad de un tsunami.

Aunque primeramente se informó de un sismo de magnitud 6.2, el Servicio Geológico de Estados Unidos reflejó que el movimiento tuvo una intensidad de 5.9 grados.

El epicentro fue ubicado a 32 kilómetros de profundidad en la cercanía de Scarborough, la ciudad más grande de la isla de Tobago.

El registro del movimiento telúrico fue a las 17H45 GMT; después se registró otra replica de 4.3 pasados 30 minutos.

Autoridades no han reportado víctimas ni pérdidas materiales, según el informe. El sismo también se percibió en las islas de Granada y San Vicente.