A pocas horas que los nicaragüenses nos tomemos las calles de nuestros barrios para salir a honrar a la Purísima Concepción de María en la tradicional Gritería del 7 de diciembre, los comerciantes de productos pirotécnicos están muy contentos con las ventas alcanzadas, las cuales se irán incrementando previo a las seis de la tarde de mañana.

En los tramos de venta de pólvora del mercado Roberto Huembes este martes, había mucha actividad comercial, personas a pies, en moto o vehículos estaban acercándose a comprar las bombas de mortero por docenas, las ristra de cohetes, cargacerradas y otro tipo de productos que son utilizadas para ambientar estas festividades religiosas, que desbordan la fe de los nicaragüenses.

Doña Luz Marina Vargas, propietaria del tramo “La Piñata”, aseguró que las ventas “han estado tremendas y durante las próximas horas esperamos más clientes, estamos muy contentos y le agradecemos a Dios esas bendiciones”.

“Ahorita que comenzó el día gracias a Dios hemos comenzado muy bien”, añadió Vargas, mostrando los extintores, el barril lleno de agua y la arena, elementos a utilizarse para apagar un hipotético incendio. La docena de cohetes cuesta entre 150, 180 y 200 córdobas.

En esta zona está prohibido fumar, algo que es cumplido rigurosamente por los vendedores, así como no vender a menores de edad, ni a personas en estado de ebriedad, igual que tengan rótulos donde se dan a conocer las prohibiciones.

“Este es un lugar seguro y le damos garantía de los productos, por eso la gente está viniendo a este tramo número 2 El Fénix”, señaló Kenia Montoya.

Autoridades inspeccionan cumplimiento de normativas

Como parte de esa actividad, la Policía Nacional junto a los bomberos y el Ministerio de Salud, inspeccionaban que cada comerciante cumpliese con las normas de seguridad establecidas, a fin de garantizar la vida de todos los convergen en esos lugares.

El brigadista del Ministerio de Salud Marco Antonio Medina realizaba su trabajo de inspección sanitaria en cada uno de los 10 tramos de pólvora, algo que también cumplen los comerciantes.

“Andamos realizando la inspección buscando que los tramos tengan las condiciones higiénico-sanitarias necesarias, revisar los permisos de la policía, hemos encontrado condiciones normales y seguras”, indicó Medina.

El comisionado Edgard Castellón Jefe de Seguridad Pública del Distrito V, indicó que la policía está siendo rigurosa con el cumplimiento de la normativa, porque se busca garantizar la seguridad de las personas, comerciantes, clientes y de terceros.

“Estamos viendo que se cumplan las normas establecidas que no haya violaciones para que evitar que nuestros menores sean quemados, estamos revisando en los más de 150 puestos de pólvora que tenemos en Managua y está prohibido vender a menores de edad, que en las calles anden vendiendo, que en las ventas estén vendiendo, porque eso se saldría fuera de la cobertura y genera inseguridad y daños”, mencionó Castellón.