Este miércoles 7 de Diciembre, millones de niños, jóvenes, adultos y ancianos saldrán a las calles de todo el país a cantarle a la Virgen María en la tradicional Gritería. Sin embargo, sacerdotes católicos llaman al pueblo nicaragüense a hacerlo con mucha devoción, respeto y reconocimiento a lo que representa realmente la madre de Jesucristo.

El padre Antonio Castro, párroco de la iglesia capitalina La Merced, refiere que María ocupa un lugar muy especial al haber sido escogida por Dios como la madre de su hijo.

“Al decir nosotros: ‘Quién causa tanta alegría’, nos estamos refiriendo a esa mujer que es modelo de madre, modelo de esposa, modelo de hija, modelo de hogar, y eso ¿a qué nos compromete? a honrar, a respetar, a amar a la mujer nicaragüense”, exhorta el Padre Castro.

“Honremos a María no solamente con los cantos, sino con el respeto a su dignidad, con el respeto a sus derechos, con el reconocimiento a sus valores, sus cualidades y sus talentos”, subraya.

Para el Padre Castro, estas fiestas no son sólo cohetes, gritos y brindis, sino un espacio para ver en la Virgen todo aquello por lo que tanto se le venera.

En iguales términos se refiere el Padre Bismark Carballo, párroco de la Iglesia Espíritu Santo. El religioso explica que este año se ha orientado celebrar a la Purísima desde una óptica querismática, es decir, que nos lleve al anuncio de Jesucristo.

“Invito a los católicos a celebrarla con devoción, a pedir la protección de la Virgen María, que nos dé siempre tiempos de paz”, señala.

“Creo que todos estamos protegidos bajo la sombra de la Virgen y ojalá que tanto nuestros gobernantes, las autoridades, todos, podamos aprender de María, escuchar la palabra de Dios y ponerla en práctica”, manifiesta.

Carballo destaca que en estos días las familias han tenido la oportunidad de recorrer la Avenida de Bolívar a Chávez y disfrutar del arte con que se expresa todo el amor hacia la Virgen.