La calle Santa Lucía en la ciudad de Granada se llenó de colorido y mucho fervor mariano en la celebración del quinto día del novenario a la Purísima Concepción de María, el cual es celebrado con una multitudinaria procesión en la que es puesta en evidencia el fervor, la fe y la devoción a la Madre Santísima.

La particular celebración data de más de 300 años cuando un 7 de diciembre la milagrosa imagen de la Purísima Concepción de María apareció en las hermosas aguas del lago Cocibolca en la Gran Sultana, fecha que marcó el inicio de una original tradición que aún conservan los habitantes de la ciudad colonial.

“Mucho antes de que se proclamara el Dogma de la Concepción y desde 1721 los granadinos empezamos a venerar y celebrar sumado a ello vinieron los milagros, sanaciones, conversiones siendo lo más importante pues se ha venido consolidando una tradición religiosa que ha acercado al hombre con Dios, porque ella nos insta a buscar al padre. Acá lo importante es la devoción y el respeto para con la mujer que trajo al mundo al salvador del mundo” manifestó el Padre Guillermo Blandón.

Una vez rezado el Santo Rosario, la imagen fue colocada en una hermosa carroza en la que se muestra uno de los episodios bíblicos más representativos y luego se enrumbó hacia las calles de la ciudad, actividad en la que familias, jóvenes, niños y ancianos profesaron su fe y su agradecimiento para con la mujer que dio un ejemplo de amor con el mundo.

“Somos una ciudad que tiene una forma particular de celebrar a la Purísima, acá la imagen recorre nueve calles, una por día conforme al novenario, nosotros nos organizamos por comité y preparamos un altar y una carroza para que nuestra madre luzca más hermosa. En mi caso tengo mucho que agradecerle a la virgencita porque me ha demostrado su misericordia y por eso todos los años le honro trabajando en su obra” expresó Francisco Montiel, devoto de la Purísima.

Familias agradecidas con la Conchita

Cada uno de los asistentes a la actividad religiosa tiene un testimonio de fe que lo motiva a celebrar en comunidad y a darle gracias año con año, muchos se preparan en familia para saludar el paso de la imagen por sus casas y de esta manera demostrarle que la fe está viva en sus corazones.

“La virgen me ha permitido tener salud y vida después de enfrentar una enfermedad por esa razón es que durante los días de su novena la acompaño, pues ella es la única que intercede ante Dios por nosotros, esta misma fe se la he venido inculcando a mis hijos y nietos y por eso nos ve a todos aquí juntos celebrando la Purísima” expresó Cándida Rivera.

Muchos granadinos radicados en el exterior visitan su tierra natal para ser partícipes de la fiesta mariana y de esa manera remembrar sus años de niñez, en la que junto a los niños de su comunidad acostumbraban acompañar a la Virgen en su recorrido.

“Después de 37 años he regresado a mi país y siempre me ha gustado celebrar la Purísima y esta bonita tradición la comparto con mi esposo para que él conozca de nuestra cultura popular y religiosa. Para los nicaragüenses que vivimos en el extranjero es hermoso poder venir a nuestro país y revivir nuestros años de infancia y me he quedado sorprendida al ver que esta fiesta religiosa aún se conserva” destacó Marlen Gutiérrez.

“Estar en Nicaragua y poder vivir nuevamente las fiestas de la Purísima es algo hermoso, me llena de alegría ver a las familias en un ambiente limpio, lleno de respeto y es por eso que yo siempre comparto las tradiciones de mi pueblo en el país donde radico actualmente. Aquí lo bonito es que junto a mi familia he venido a revivir lo que más amé en mi infancia, la celebración de la Purísima” dijo Thomas Suho.

Elevan sus oraciones a la Madre de Dios

Las edades difieren entre los asistentes, pero el fervor es el mismo, todos con mucha fe hacen sus peticiones a la virgen para que sea ella quien les guie en su andar por este mundo, una muestra de ello es el ex pelotero y grandes ligas Dennis Martínez, quien junto a su esposa se sumó a la celebración religiosa que llena de orgullo a los granadinos.

“La virgen nos ha apartado de muchas cosas, ha sido nuestra guía y es por eso que todos los años nos reunimos a celebrar el novenario. Me siento bendecido de haber nacido en esta ciudad y este año al igual que en los anteriores le pido que nos de salud, paz y el entendimiento necesario para poder salir adelante” manifestó.

El recorrido de la imagen finaliza el próximo 7 de diciembre, fecha en la que toda Nicaragua se desborda en la gran celebración en honor a la patrona de nuestro país.