Los bellos e imponentes altares creados por las instituciones de gobierno para homenajear a la Inmaculada Concepción de María, son el reflejo de la luz que transmite la Virgen María en los hogares nicaragüenses.

En esta época donde las familias se convocan para celebrar a la madre de Jesús la Avenida de Bolívar a Chávez se ha convertido en fuente de inspiración, fuente de reflexión y fuente del crecimiento del amor al prójimo.

Cada tarde-noche son centenares las personas que recorren cada uno de los altares, conociendo más de las tradiciones, admirando la belleza de cada catedral, de cada árbol navideño, de cada imagen de la Purísima, de cada luz de color que transmite esa luz con la que la Madre de Dios alumbra a todas las familias.

Es momento de la unidad, momento de vivir las fiestas marianas con mayor compromiso y espiritualidad. Estos altares tienen ese fin y las familias que lo visitan sienten esos sentimientos.

“Esto está impresionante, mis ojos no habían visto unos altares así, ni en León que es la tradición se ve algo así”, expresó doña Pilar Linarte.

“Este es un mensaje de que debemos acercarnos más a las cosas de Dios, los jóvenes deben ver a la Madre de Dios como su protectora”, agregó Pilar.

“Cada año están mejores los altares y sí que da gusto venir a verlos y tomarles fotos para el recuerdo de este diciembre tan bonito”, mencionó Juan Urrutia.

Durante el recorrido por la Avenida la religiosa Fany resaltó que el nicaragüense lleva el amor a María en la sangre.

“Nosotros como nicaragüenses en amor a la Virgen Santísima lo traemos en la sangre, yo vengo porque es una devoción y el amor que tenemos a la santísima Virgen hace admirarla en cualquier momento, no solo hoy, sino que siempre y siempre la estamos invocando constantemente como madre que es”.

“En estas fiestas que es su novena con mayor razón y con mayor entusiasmo compartimos con el pueblo la alegría de decir ¿Quién causa tanta alegría? Y es ella que nos protege tanto y mira como nos ha librado de tantas desgracias, por eso admiramos todos estos altares que están bellísimos”, resaltó.

Buenas ventas para las comiderías

Elba Polanco es una de las vendedoras de comida que han visto crecer sus ingresos estos días, gracias a la gran afluencia de personas.

“Las ventas están buenas, ayer y el sábado estuvieron buenísimas, mucha gente vino y buscó el pollito con papas fritas que ofrecemos a 40 córdobas”.

“Nos ayudamos nosotros con esto que hace el gobierno de poner estos altares porque ponemos venta y así ganamos, esto es una gran ayuda”, enfatizó.