Dada la necesidad de brindar atención psicosocial a las familias ante los desastres naturales, el Gobierno Sandinista desde el Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez (MIFAN) trabaja de la mano junto al Sistema Nacional Para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (SINAPRED) en función de evitar hechos lamentables como los que se han reportado en los últimos eventos naturales, en los que han fallecido tres adultos mayores a causa de problemas cardiacos provocados por situaciones de pánico.

“Estamos disponiendo nuestros equipos y en conjunto con Sinapred trabajando en el fortalecimiento de capacidades de las familias, hemos venido haciendo un gran esfuerzo, capacitando a las familias de tal manera que cuenten con un plan de emergencia, una ruta de evaluación y un espacio seguro donde protegerse” refirió la compañera Marcia Ramírez, Titular del Mifan.

Ambas instituciones trabajan en la creación de mecanismos que estarán siendo llevadas a la práctica a través de las capacitaciones que se brindan de manera sistemática en nuestro país y que forman parte del plan nacional prevención, mismas que estarán más enfocadas en los grupos priorizados como niños, adultos mayores y personas con discapacidad.

“Los adultos mayores muchas veces son vistos como los más fuertes en la familia. Sin embargo, a medida que los años pasan, el organismo y las condiciones físicas van presentando aspectos en los que no muestran la misma fuerza al igual que en su estado emocional, por ello tienden a sentir temor sobre todo cuando no cuentan con la misma movilidad de antes por eso es importante que en la familia exista un miembro encargado de garantizar la seguridad del adulto mayor” destacó.

La confianza que se genere entre los miembros de la familia, permitirá que las personas mayores sientan seguridad y su estado de salud no resulte afectado a causa de un cuadro de nerviosismo, por ello la importancia de mantener la unidad y la calma ante los momentos de emergencia.

“Una voz de tranquilidad en un momento de emergencia genera confianza, además de la solidaridad entre los vecinos pues ellos saben cuándo en una vivienda hay un adulto solo dentro de una vivienda y es ahí cuando la comunidad debe de acudir a brindarle seguridad. El enfoque psicosocial se debe insertar en las capacitaciones, para que las familias tengan una nueva guía y cuenten con la manera más oportuna de abordar la situación” añadió.

“Sabemos la condición de temor que sufren nuestros adultos mayores y por eso nuestro modelo de gobierno está fijado en tan importante detalle el cual se estará cuidando a través de los procesos de capacitación en conjunto con Sinapred finalizó.