Con gran devoción y alegría, las familias capitalinas preparan los hermosos altares en homenaje a la Purísima Concepción de María, previo a la celebración nacional, el día 7 de diciembre con el grito de ¿Quién causa tanta alegría? y el 8, propio día de la festividad mariana.

Las familias abordadas durante un recorrido realizado esta mañana, destacaron el creciente fervor que se va haciendo mayor en estos primeros días de diciembre, cuando los nicaragüenses celebran una de las tradiciones católicas más coloridas.

“Se nos digna a nosotros aquí en el barrio, en la comunidad que pasa la Virgen central de Monseñor Lezcano, pasa con su procesión, entonces nosotros sacamos nuestras vírgenes para presentársela a la Virgen para decirle que vamos a celebrarla el 7 y el 8”, aseguró Sidania Sotelo, quien desde su casa solidaria presenta un humilde pero bonito altar elaborado con luces, papelillo y las imágenes de la Virgen que han pasado de generación en generación por su familia.

Sotelo comenta que este año es primero en el que lleva la batuta de la celebración. En su hogar, anteriormente, su mamá la había celebrado por 22 años consecutivos.

“La mía es por agradecimiento a mi casita que fue una sorpresa y como fue en agosto que me la construyeron (mes en que se celebra la Grigería Chiquita en honor a la Asunción de María) gracias al Comandante Daniel Ortega nuestro Presidente”, señaló.

Guadalupe Flores, ha celebrado la Purísima más de 30 años y su altar es uno de los más conocidos del sector.

“Yo siempre vivo agradecida porque la Virgen siempre nos ayuda. Le pedimos, le pedí porque mi hijo, su primer niño que iba a tener, tenía un problema y gracias a Dios y la Virgen nos ayudó y salió bien el niño”, sostuvo.

En el barrio Monseñor Lezcano, uno de los más tradicionalistas de la capital, varias calles se ven adornadas con banderines y las imágenes de la Virgen recorren los hogares de las familias mientras se vive en novenario de rezos y alegres cánticos.