El Cardenal Emérito de Nicaragua, Su Eminencia Reverendísima Miguel Obando y Bravo, envió un mensaje al pueblo nicaragüense que está próximo a celebrar las fiestas de la Purísima Inmaculada Concepción de María.

A propósito de las festividades, el Cardenal Miguel pidió al pueblo mariano ofrecer a la Virgen un espacio especial durante la celebración.

“Este 8 de diciembre el pueblo católico de Nicaragua celebra con mucho entusiasmo a la Virgen bajo la invocación de la Inmaculada Concepción de María. Preparemos los altares de nuestros hogares para darle un lugar especial a nuestra madre, pero sobre todo ofrezcámosle el mejor altar de todos que es nuestro corazón”, invitó Obando.

En ese sentido, manifestó que ese sentimiento debe contagiar a los católicos desde las vísperas de la celebración, recordando que es María el camino que lleva a Cristo.

“Abramos nuestro corazón, permitamos que sea ella la que reine en él y de su mano lleguemos a Cristo que es el camino de la verdad y la vida. Salgamos este 7 de diciembre a celebrar las vísperas cantando a la Virgen con ese entusiasmo que caracteriza al pueblo católico de Nicaragua."

Finalmente invitó a alzar las voces en el grito de ¿Quién causa tanta alegría? La Concepción de María. María de Nicaragua, Nicaragua de María.