Cada fin de semana decenas de familias y niños se acercan a los parques de la capital para recrearse sanamente y disfrutar de una tarde divertida.

Para garantizar la tranquilidad y el orden, la Policía Nacional ejecuta un plan de seguridad que incluye vigilancia y patrullaje en los parques de Managua.

En el distrito I, en el Parque de El Dorado, miembros de la Policía Nacional garantizaron la seguridad de los peloteritos y las familias que llegan con sus pequeños a recrearse en ese parque que recién fue acondicionado por el Gobierno Sandinista.

El acompañamiento policial incluye la regulación del tránsito, el patrullaje en 400 metros alrededor del parque, y la vigilancia en el interior y exterior del centro recreativo.

La Policía no solo brinda seguridad a las familias, también le da seguridad a los comerciantes y vendedores por cuenta propia que cada fin de semana llegan a los parques a realizar sus ventas.

El Sub oficial Orlando Campos, Jefe de Seguridad del Distrito I, explicó que el trabajo de garantizar la seguridad es algo que se hace diario, pero se acentúa los fines de semana, con patrullajes en motos.

"El objetivo es que la familia venga a recrearse tranquila, segura y en paz, todos los niños, adultos y adolescentes. Actualmente no tenemos registros de actividad delictiva en esta zona, eso quiere decir que los planes han dado buenos resultados, bastante seguridad", dijo Campos.

Cada fin de semana el parque de El Dorado recibe muchas visitas gracias a la seguridad que presta en la comunidad.

"El parque de por sí es seguro, esta enmallado, cuenta con todas las atracciones y la Policía brinda la seguridad para que nuestros niños se diviertan tranquilos, aquí no vienen vagos ni gente tomada, todo es muy sano gracias a Dios", señaló Ernestina Ferrey, quien acompaña a sus nietos a jugar en el parque los fines de semana.

"Claro que estamos viendo la seguridad y eso nos alegra, yo vengo con mi niño que juega béisbol con sus amiguitos y nos da gusto que nuestro Comandante se preocupe y esté pendiente por la seguridad de todas las personas que vienen aquí", dijo Marcos Pereira.

Mientras los oficiales de policía garantizan la seguridad, los niños practican deporte o juegan tranquilos en los chinos y resbaladeros instalados en el parque.