El fuego que se propagó por una bodega de Oakland convertida en estudio para artistas durante una fiesta el viernes por la noche, dejó al menos 24 muertos, y las autoridades indicaron el sábado que la cifra podría llegar a 40.

La gente escapó del edificio lleno de objetos o murió en el interior, dado que la única manera de bajar del segundo nivel eran unas escaleras hechas en su totalidad de tarimas de madera, dijeron funcionarios.

"Tal parece que uno lograba salir o quedaba atrapado en el interior", dijo el sargento Ray Kelly, vocero de la oficina del jefe policial del condado Alameda.

Apenas el mes pasado, la ciudad de Oakland abrió una investigación sobre el almacén después de numerosas quejas presentadas por vecinos debido a la basura apilada en el exterior de la propiedad y reportes de personas que estaban viviendo de forma ilegal en el edificio, que sólo contaba con el permiso para ser usado como bodega.

Darin Ranelletti, del Departamento de Planeación de Oakland, informó que las autoridades de la ciudad iniciaron una pesquisa el 13 de noviembre y que un investigador acudió al lugar el 17 del mismo mes pero no pudo ingresar al edificio. La ciudad no ha confirmado que hubiera gente viviendo en el recinto.

Los bomberos tuvieron que usar motosierras y hachas el sábado para abrirse paso entre los escombros del edificio, ubicado en un vecindario conflictivo de la ciudad del área de la Bahía de San Francisco, donde el incendio empezó cerca de las 11:30 de la noche del viernes.

Las imágenes aéreas de la bodega mostraron la estructura reducida a cenizas y sólo el armazón de madera en pie. Funcionarios de los bomberos señalaron que el techo se desplomó al segundo piso, que en varias partes cayó a su vez a la planta baja.

La jefa de bomberos de Oakland, Teresa Deloche-Reed, detalló que al menos otras 25 personas continúan desaparecidas en lo que las autoridades consideraron el incendio más mortífero de un edificio en la ciudad en los últimos años. Se cree que las víctimas eran jóvenes de veintitantos años, añadió Kelly.

El sargento destacó que hasta 40 personas podrían haber fallecido en el incidente y que el forense se prepara para un "evento de pérdidas en masa" que podría incluir a víctimas de otros países.

La bodega era conocida como el "Barco Fantasma de Oakland". Su sitio en internet mostraba imágenes de un interior bohemio tipo loft hecho de madera y atestado de tapetes, sofás viejos y una colección de antigüedades que incluía pianos, pinturas, tocadiscos, estatuas y otros objetos.

El portal incluía anuncios sobre varias fiestas de música electrónica. El viernes por la noche se realizaría un evento que contaría con el músico Golden Donna, parte de su gira 100% Silk West Coast.

Amigos y familiares desesperados publicaron mensajes en la página del grupo en Facebook en un intento por hallar a los desaparecidos.

De momento se desconoce qué causó el incendio, pero aparentemente el edificio no estaba equipado con rociadores, dijo Deloche-Reed. Agregó que se cree que entre 50 y 100 personas estaban en la fiesta al momento del incendio y que la gran cantidad de objetos "dificultó que la gente pudiera escapar".

El almacén estaba dividido en varios estudios para artistas y estaba lleno de muebles, maniquíes, estatuas, lámparas y otros objetos. Deloche-Reed dijo que el inmueble no tenía una salida clara.

Para el sábado a mediodía, las autoridades aún no identificaban los primeros nueve cadáveres recuperados. Kelly explicó que los equipos de rescate sólo habían sacado uno de los cuerpos del edificio.

Los investigadores tenían problemas para acceder a algunas partes de la bodega para buscar a personas, ya que la estructura resulta insegura, de acuerdo con Deloche-Reed.

Un sobreviviente dijo que batalló para encontrar un extintor de fuego que funcionara.

"Había demasiado calor, demasiado humo; tenía que salir de ahí", aseguró Bob Mule, fotógrafo y artista que vive en el edificio y que sufrió quemaduras leves, al diario East Bay Times. "Literalmente sentía que mi piel se despellejaba y mis pulmones eran sofocados por el humo. No conseguí que el extintor funcionara".