Con una iglesia abarrotada por sus cuatro costados, Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes celebró con las familias de Ciudad Sandino, las fiestas patronales de San Francisco Xavier.

Durante la celebración litúrgica, el Cardenal Brenes realizó el sacramento de la confirmación a unos 75 jóvenes, entre varones y mujeres de las diferentes barrios y comunidades de Ciudad Sandino que destacaron el mensaje y visita del alto prelado nicaragüense a la Iglesia San Francisco.

Durante la homilía, el Cardenal Brenes resaltó las acciones de amor de San Francisco Xavier, el misionero por excelencia de la palabra de Dios.

"Tenemos que ser una parroquia en estado permanente de misión, una parroquia que teniendo a San Francisco Javier como punto de referencia, vamos a los hermanos para que le conozcan a Jesús", señaló.

Subrayó que debemos conocer a Jesús y conociéndolo, es que vamos a amar a nuestros semejantes, porque amando Jesucristo aprendemos a dar amor.

La Navidad debe ser sinónimo de humildad y sencillez

También mencionó que estamos muy prontos para celebrar el nacimiento de Jesucristo, una época que deber ser marcada por la humildad, el amor y la sencillez.

"Estamos en proceso caminando para celebrar un año más del nacimiento del Señor y el Papa Francisco decía: ¿Qué encontramos en la Navidad? Encontramos la pequeñez, la sencillez y la humildad, encontramos a un niño indefenso, a un matrimonio totalmente desconocido que no encontró apoyo para dar a luz a su hijo primogénito; encontramos no un palacio, no una casa bien adornada… no, encontramos allá un establo, un pesebre sencillo; no encontramos a un público aplaudiendo dándole la bienvenida a aquel niño. No. Encontramos a dos animalitos, un burro y un buey que dan calor, prácticamente es la humildad, en el anonimato y ahí nace aquel que viene a manifestar la presencia amorosa de Dios", dijo Brenes.

Habló que así como Dios se manifestó con humildad y sencillez, de igual manera debemos actuar con nuestros semejantes en todo momento y particularmente en esta Navidad.

La población recibió con mucha alegría la visita de Brenes, a quien señalaron de ser un guía que promueve la unidad familiar, los valores del Amor, la Paz y la Reconciliación.

"Me siento feliz con la visita del Cardenal Leopoldo Brenes, vengo a confirmar mi fe y mi amor por Jesucristo, voy a ir por el camino del bien, me dedicaré a la iglesia para estar al servicio de Dios", dijo la jovencita Vanessa González, que a sus 16 años recibe el sacramento de la confirmación.

"Nos hemos preparado con mucho esfuerzo porque hemos recibido el sacramento del espíritu santo, y mi compromiso es seguir a Cristo como mi salvador y llevar a la iglesia a mis amigos para que sean testigos de Él y yo invito a otros jóvenes a recibir la confirmación porque es muy bonito recibirlo", dijo Arely Velázquez.

El señor Juan Carlos Cano, indicó que al recibir el sacramento de la confirmación, el cristiano adquiere un mayor compromiso con Dios.

"Adquirimos más compromiso de participar como cristianos católicos en las acciones y actividades de nuestra iglesia", señaló Cano.

"Es excelente la visita de nuestro pastor a nuestra iglesia, porque con ellos nos animamos nosotros los fieles católicos y más de esta parroquia que somos mensajeros de la palabra y nos ha traído un mensaje de ser servidores en amor, en misericordia del Señor Jesucristo y obediencia a la palabra", mencionó Isabel del Socorro Carballo.

Brenes celebró la misa con el cura párroco Jairo José Velázquez, que dio por concluida la jornada, con la alegría de la música cristiana y el estruendo de las bombas artesanales y cohetes.