Al menos nueve personas han muerto y otras quince se encuentran desparecidas tras incendiarse una local ubicado en un edificio de Oakland, en el estado de California (EEUU). En el interior, se encontraban alrededor de setenta personas que en ese momento asistían a un concierto de música electrónica a cargo del grupo 'Golden Donna'.

Hasta el lugar del suceso se desplazaron un total de 55 bomberos para intentar sofocar el incendio, que tenía tres focos. Según la jefe de Bomberos, Teresa Deloach-Reed, el lugar presentaba algunas deficiencias en su sistema contra incendios ya que no saltaron los detectores de humo ni los rociadores de agua.

Alguno de los asistentes, que se encontraban en la segunda planta del edificio, tuvieron que saltar por la ventana, según declaró uno de los testigos al diario local East Bay Times.

Los bomberos lograron hacerse con el control de las llamas tras cuatro horas de actuación. Los hechos, de los que aún se desconocen las causas, están siendo investigados.