El personal médico del Hospital Infantil Manuel de Jesús Rivera “La Mascota” sostuvo un encuentro con los pacientes y familiares del área de Nefrología de dicha unidad, espacio en el que intercambiaron experiencias y enriquecieron los lazos de amor que unen a los pacientitos con los especialistas al momento de ser atendidos.

El área de nefrología atiende a niños y jóvenes que presentan enfermedades renales crónicas, brindándoles el tratamiento necesario y las atenciones requeridas, tomando en cuenta que el tratamiento muchas veces es agotador y doloroso en el caso de los más pequeños, a quienes se les practican Hemodiálisis con frecuencia.

“Todos los niños nos inspiran amor y como pediatras debemos brindarles amor y ternura a nuestros pacientitos, recordemos que estas enfermedades generan dolor y sufrimiento y es ahí cuando nosotros les ayudamos junto a las familias a conllevar sus padecimientos. Sumado al calor humano, nosotros hoy contamos con los equipos necesarios para que ellos reciban su tratamiento completo gracias a los avances de nuestro gobierno” refirió Doctora Mabel Sandoval, Pediatra Nefróloga.

Actualmente el hospital La Mascota con siete equipos especializados para la realización de Hemodiálisis, realizando un promedio de 120 sesiones al mes, lo cual permite que los pacientitos sean atendidos con la prontitud que lo ameritan. Así como un programa de trasplante renal que garantiza una mejor calidad de vida a los pacientitos.

“Todos los padres estamos agradecidos por la atención que les brindan a nuestros hijos porque esta enfermedad es muy difícil sobre todo para los niños, sin embargo, acá somos bien atendidos porque hasta nosotros recibimos charlas para poder atenderlos correctamente. Aquí sentimos ese amor que tanto necesitamos sobre todo cuando vemos la angustia en nuestros hijos debido al dolor y por eso estamos agradecidos con el personal” expresó Mayela Medina.

“Lo más importante para un padre es ver a sus hijos con salud y cuando nos dimos cuenta de la enfermedad de nuestra niña nos pusimos tristes, sin embargo, en el hospital hemos encontrado un apoyo enorme que nos motiva a luchar por la salud de nuestra hija. Me parece que estos intercambios son buenos porque aclaramos dudas, creamos amistad con los doctores y sobre todo nos brindan confianza” dijo Aquiles González.

Durante el mes de diciembre, los niños y niñas atendidos en esta unidad de salud disfrutan de una serie de actividades alusivas a la navidad, lo cual es de mucha importancia puesto que les sirve de terapia ante su situación clínica.