Las hermosas montañas del departamento de Nueva Segovia albergan en sus entrañas amplias zonas cafetaleras, desde donde se ha iniciado con la fase del Graniteo, periodo en el que se realizan los primeros cortes de café de la producción 2016- 2017, actividad que para este año se prevén supere la de años anteriores, tomando en cuenta que los daños por las enfermedades en las plantaciones han sido mínimas.

Tras ser afectados por dos años consecutivos por la enfermedad de la Roya, los productores de café de esta zona ven la cosecha de este año como una buena oportunidad para recuperarse económicamente y mejorar las condiciones de sus plantaciones, las que gracias al tratamiento que les han brindado, han logrado recobrar y generar buenas producciones.

“Desde el verano hemos venido trabajando en mejorar el tejido del café, realizando enmiendas de cal, fertilizaciones y la aplicación de productos que contrarrestan la aparición de Roya y Broca, logrando un óptimo rendimiento de 25 quintales oro por manzana” refirió José Domingo, propietario de la finca San José.

El ambiente propicio para el cultivo de café en Nueva Segovia se encuentra a mil 200 metros sobre el nivel del mar, permitiendo la producción de las variedades de café Arábicas, Caturras, Maragogipe, Maracaturra, entre otras, las que cuentan con un nivel de rendimiento bastante alto y que han logrado el reconocimiento internacional.

“La Variedad predominante es el Caturra, este año hemos aumentado en 30 manzanas más de producción y esperamos más de dos mil quintales oro, el cual es enviado a Corea como mercado directo, por ello trabajamos en búsqueda de la calidad y con esta variedad de café pretendemos generar 23 quintales por manzana. La caficultura ha aumentado para este año y se debe al manejo de las plantaciones” destacó Nelson Olivas, propietario de la finca La Cascada.

El tratamiento de las plagas no es el único factor que garantiza una buena producción de café, el manejo de los recursos naturales de manera responsable influye sustancialmente en esta labor, por ello los productores trabajan de manera amigable en cada cosecha para evitar repercusiones a largo plazo.

“Estamos trabajando bajo el modelo de responsabilidad social, donde incentivamos a nuestro personal a trabajar de manera sostenible de tal manera que el medio ambiente no resulte afectado durante la temporada de producción y corte del café, generándonos resultados óptimos que superan la cosecha anterior” dijo Alberto Ardón, finca San Salvador.

Cosecha cafetalera, una buena fuente de empleo local

Todos los años los pobladores de las comunidades de Nueva Segovia ven en los cortes de café la oportunidad de contar con un empleo digno, por ello desde el periodo de graniteo se dirigen a las fincas cafetaleras a desarrollar tan importante labor, la cual les ha permitido salir adelante junto a sus familias y de manera personal en el caso de los más jóvenes.

“Nosotras nos ayudamos bastante con los cortes de café porque con la ganancia podemos comprar lo necesario para nuestros hijos, prepararlos para que vallan a la escuela, garantizarles su comida. Siempre aprovechamos esta temporada porque es muy buena, tengo más de diez años de dedicarme a esta labor y la verdad es que siempre me va bien porque en promedio corto cinco latas al día” manifestó Ivania Maldonado.

“La rutina laboral inicia desde las seis de la mañana hasta las dos de la tarde, es un poco cansado porque tenemos que dejar hecha las tareas del hogar antes de venir a los cafetales, sin embargo, los resultados son los deseados porque he logrado salir adelante, he podido estudiar mi secundaria y ahora puedo sostener mi hogar y a mi hija a través del salario que obtengo en este trabajo” finalizó Daysi Álvarez.