Alrededor de 200 personas se congregaron el día jueves 1 de diciembre en la “Place des Nations” frente a la sede de la ONU en Ginebra para rendir un homenaje póstumo al comandante Fidel Castro Ruz, líder histórico de la revolución cubana y también de los pueblos en todo el mundo que luchan por la unidad, la paz y la justicia.

Con banderas de distintos países y con la participación del Cro. Hernan Estrada Roman, Embajador de Nicaragua en Suiza, en representación de Nicaragua y del Frente Sandinista de Liberación Nacional, se desarrolló la actividad que concitó la atención de miles de transeúntes ginebrinos que circulan a esa hora por esa importante plaza de la ciudad.

En un ambiente de recogimiento, camaradería y renovada convicción los asistentes corearon consignas de apoyo a la revolución cubana y al comandante Fidel. De esta manera, en tierras helvéticas también se renovó el compromiso de luchar inclaudicablemente por la dignidad y la soberanía de los pueblos respondiendo a coro lo que el Cmdte. Daniel Ortega preguntara en la Plaza de la Revolución de la Habana en días pasados : “ Dónde está Fidel?….. Yo soy Fidel”.

A continuación, discurso del compañero-embajador Hernán Estrada Román:

Palabras del Embajador Hernán Estrada Román en acto de despedida del Cmdte Fidel Castro organizado por ALBA Suiza. Ginebra, 1 de diciembre de 2016.

Queridos Compañeros y Compañeras,

En nombre del Gobierno de Nicaragua, presidido por el Comandante Daniel Ortega Saavedra y la Compañera Rosario Murillo, en representación del Frente Sandinista de Liberación Nacional, venimos a esta actividad haciendo acto de presencia para rendirle tributo al que fuera un líder de inimaginables dimensiones. No existen palabras para cuantificar su grandeza. Un líder que inspiró a generaciones no solo en Cuba sino en todo el planeta tierra. Su enseñanza y ejemplo trascendieron más allá de las fronteras físicas de los Países, de los continentes, incluso de las fronteras humanas. Es por eso que no cabe duda alguna, que la partida física del Comandante Fidel Castro Ruz, Padre de la Revolución Cubana representa su tránsito a la inmortalidad. Pero “este tránsito a la inmortalidad de Fidel, es un tránsito que duele. ¡Claro que duele!”, como dijese nuestro Presidente Daniel, hablando este martes ante una multitud presente en la Plaza José Martí en la Habana que a coros gritaba “YO SOY FIDEL”.

Queridos Compañeros y Compañeras,

La partida física de Fidel representa una irreparable pérdida humana. Pero viendo en perspectiva, podemos afirmar que lo que Fidel reflejó en su vida y el impacto que tuvo su vida en el Pueblo cubano y en el mundo entero, incluida nuestra Nicaragua libre y bendita, es una obra de una amplitud inmensurable, tan así que estamos convencidos calará, a ciertas, en las generaciones venideras.

Estimada Embajadora de Cuba, querida Ana; a pesar del dolor que sentimos, como revolucionarios que somos, nos sentimos honrados de haber compartido espacio y tiempo con Fidel. Estamos orgullosos de habernos nutrido de la obra viva de este gran Hombre. La obra de Fidel es infinita, no tiene límites; se desprenderá de su cuerpo ya convertido en cenizas. Fidel sembró un árbol frondoso cuyo nombre es el heroico Pueblo de Cuba. Nicaragua acompañará a Cuba en su luto y en los nuevos retos y desafíos siempre inspirados con Fidel que vive y vivirá en todas las batallas que seguiremos librando por la justicia, por la libertad, por la soberanía y por la paz.

¡Que viva el Pueblo de Cuba!
¡Que viva la unidad latinoamericana y caribeña!
¿DONDE ESTÁ FIDEL? (Todos responden YO SOY FIDEL)
¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!