Este viernes, en la ciudad de Roma, el Consejo de delegados del IILA, que reúne a todos los países de America Latina y el Caribe rindieron en la sede de este magno Instituto, un acto en recuerdo y en homenaje al Comandante en jefe Fidel Castro.

En representación de nuestro Gobierno e interpretando el sentimiento de nuestro pueblo, la compañera-embajadora Mónica Robelo transmitió el mensaje, en forma de carta que se transcribe a continuación:

Carta para Fidel

Fidel, sé que está recurriendo tu patria, acampando por tu pueblo, que hoy se encuentra dolido como nunca. Quiero decirte aquì , que el dolor de los cubanos es el dolor de los nicaragüenses, que en cada día de nuestras luchas fuimos también cubanos.

Porque tú fuiste patrimonio de la humanidad, trascendiendo las fronteras de tu patria y de tu tiempo.

Fuiste, Fidel, el hombre multiplicado: el historiador y el cronista en un solo orador; el visionario y el intelectual en un solo pensador; el guerrero y el estratega militar en un solo guerrillero; el impulsor de la justicia social y el estadista en tu ser Presidente.

Además de ser el artífice de la resurrección de Cuba y proyectar una pequeña isla a los niveles más altos de la solidaridad y de la dignidad mundial, también representaste el cerebro, las ideas, las convicciones, la moral y la ética de toda la izquierda del mundo.

No la izquierda arrinconada en sus sillones de sus casas confortables, desde donde mira al mundo con los espejuelos empanados, buscando cada día el camino mejor para pasar desde lo duro de la lucha, a la comodidad de la rendición. Fuiste maestro de luchas y de victorias, precisamente por no haber sido jamás alumno del miedo.

Nos ensenaste que los principios forman ideas y que las ideas forman a los hombres. Has sido la guía de quien sabe, que había que cambiar lo que debe ser cambiado, como tu decìas.

Fuiste hijo de tu Cuba, que sin embargo con tigo se ha revelado tambìen como madre y padre de todos nosotros. Porque en verdad no existe un pueblo, en ningún rincón del mundo que no haya podido contar con el apoyo solidario de la Cuba de Fidel, y no hay un pueblo que no le reconozca ese nivel tan alto de capacidad para defenderse y resistir frente a la agresión más brutal de la historia. Esa ha sido una enseñanza para todos.

Cuba fuè refugio para los libertadores y muralla invalicable por sus verdugos, despertò huellas de libertad y sepultò intentos de sofocarla. Pero jamás sacaste cuenta de lo que ofreciste, aun cuando el costo para Cuba fuè alto y doloroso.

Lo de Cuba con el Sur del mundo ha sido amor desinteresado: no ha sido un intercambio, sino una entrega completa de todo cuanto tienen para ayudar a otros, dando el sentido más honrado a la palabra internacionalismo.
Por haber sido en toda tu vida maestro de rebeldía, estoy segura que hoy y siempre, ante una injusticia en este mundo, cuando alguien se levante y diga “no es justo eso”, en ese alguien estará Fidel. El inmortal.

Hasta siempre Comandante en Jefe, desde mi País, desde mi pueblo hermano

Fraterna
Monica Robelo