Una niña de 5 años muerta y 93 familias damnificadas al perder sus casas fue el saldo que dejó el sismo de magnitud 5.6 que ayer por la tarde sacudió el sur de Perú, según el último reporte del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) difundido hoy. El Servicio Geológico de Estados Unidos ubica la magnitud del seísmo en 6.3.

La menor se encontraba en el municipio de Ocuviri, en la provincia rural de Lampa, cerca de la frontera de Perú con Bolivia, donde se situó el epicentro del sismo.

Las 93 familias damnificadas perdieron su vivienda al colapsar la estructura de los inmuebles durante el temblor, lo que las dejó inhabitables.

Mientras hay otras 804 casas dañadas en distintas localidades de la provincia de Lampa, en su mayoría construcciones rústicas hechas de adobe.

La mayoría de casas afectadas presentan rajaduras en paredes y puertas y también roturas de vidrios en las ventanas.

El movimiento telúrico también provocó daños en cuatro escuelas, cuatro iglesias y un local público.

El sismo se registró la tarde de este jueves y tuvo su epicentro a 58 kilómetros al oeste de la localidad de Lampa, capital de la homónima provincia.

El temblor se originó a una profundidad de 30 kilómetros bajo la superficie terrestre y fue percibido con una intensidad moderada en Lampa y leve en la ciudad de Arequipa, a unos 120 kilómetros del epicentro.

Tras el movimiento telúrico, los habitantes de la provincia de Lampa pudieron sentir en las últimas horas hasta siete réplicas de magnitud entre 4.3 y 3.8.