El INE señaló que este año hubo un descenso de siete décimas frente al 21,8 por ciento de 2011, debido al efecto de estabilidad de los ingresos de los mayores de 65 años y pese a la reducción de los percibidos por el resto de la población.

Según los datos del instituto, el porcentaje de hogares españoles que llega a fin de mes con "mucha dificultad" alcanza el 12,7 por ciento frente al 9,8 por ciento de 2011.

Asimismo, indicó que el 44,5 por ciento de los hogares no se puede permitir ir de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año. Este porcentaje es 5,6 puntos mayor que el registrado en 2011.

Para afrontar gastos imprevistos, el 40 por ciento de los hogares no tiene capacidad frente al 35,9 por ciento del año 2011.

Un 7,4 por ciento de los hogares tiene retrasos en los pagos a la hora de abonar gastos relacionados con la vivienda principal como la hipoteca o los servicios, informó el INE.

En cuanto a la población juvenil, el INE indicó que uno de cada cuatro menores de 16 años se sitúa por debajo de la línea de pobreza.

Evidentemente, contar con un trabajo remunerado tiene una incidencia decisiva para evitar vivir bajo el umbral de la pobreza. Así, el 35,8 por ciento de los parados está en riesgo de pobreza, porcentaje que se reduce hasta el 13,3 por ciento en el caso de los ocupados.

La nacionalidad también marca el riesgo de pobreza ya que entre los españoles se sitúa en el 19,8 por ciento y entre la población extranjera residente en España se eleva hasta el 26,2 por ciento, según el INE.

Este organismo destaca también que la pobreza depende del nivel de formación, ya que se sitúa en el 28,9 por ciento entre quienes sólo tienen estudios primarios o inferiores y desciende hasta el 10 por ciento entre quienes han cursado estudios superiores.

Ante la grave crisis económica que afecta a la población española, los ingresos medios anuales han disminuido significativamente. En 2011, los hogares sólo pudieron alcanzar 24 mil 609 euros (unos 32 mil dólares), reveló el instituto de estadística.

Como alternativa para sobrevivir a la crisis, muchos españoles sin hogar o sin recursos financieros han tenido que hurgar en la basura para conseguir comida y así poder alimentarse.

Esta práctica ha generado que grupos organizados como el llamado Comida Basura, fundado en 2010 y cuyo lema es "tu basura es mi tesoro", preparen con desperdicios multitudinarias cenas gratuitas para los más necesitados.