El presidente ruso Vladímir Putin, ha ratificado este miércoles el decreto para la aprobación de la Nueva Doctrina de Política Exterior de Rusia, que establece una nueva visión de los principios básicos, direcciones prioritarias, objetivos y la misión de la política exterior del país.

El documento establece como prioritario garantizar la seguridad, soberanía e integridad territorial del país, así como la creación de las condiciones necesarias para el crecimiento de la competitividad de su economía, reforzar la posición de Rusia como un país predominante en el mundo moderno y recuperar su influencia en la estabilidad y seguridad del sistema democrático global.

Además, resalta ciertas direcciones específicas en el desarrollo estratégico de las relaciones exteriores:

- Reforzar el cumplimiento de las leyes internacionales.

- Luchar contra la presión política y económica de EE.UU. y sus aliados, que llevan a la desestabilización global.

- Continuar con el trabajo conjunto con la Unión Europea, que continúa siendo para Rusia un importante socio político y económico.

- Apertura de un diálogo con Canadá para lograr un acuerdo que respete los intereses mutuos en el Ártico. Oponerse a cualquier intento de instalar material bélico en esa región.

- Continuar con el objetivo de estabilización de la situación en Oriente Medio y África del Norte.

Crear un acuerdo internacional para prevenir una carrera armamentista en el espacio exterior.