La Corte Suprema de Justicia (CSJ) con apoyo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) desarrolla un foro para debatir con los distintos sectores, tanto el sindical como el de los empleadores, los abogados litigantes y los académicos, las formas de aplicación del Código Procesal del Trabajo.

El Magistrado Luis Osejo, presidente del Tribunal Nacional Laboral de Apelaciones, afirmó que en los tres años que el cuerpo de normas adjetivas ha estado en vigencia, se llega a un punto clave para el análisis reflexivo de su aplicación.

“Estamos acá abiertos a escuchar comentarios, a escuchar sugerencias, escuchar criticas en un sentido constructivo y apurativo para mejorar la calidad de la justicia laboral”, afirmó.

El Nuevo Código Procesal del Trabajo, ha logrado mejorar los tiempos en los que se pueden resolver los conflictos laborales a través de los mecanismos que mediación y arbitraje contenidos en su cuerpo normativo.

“Siempre hay dos audiencias. Una en la que se presenta el problema y se trata que buscar solución y la otra que ya es el juicio, si no hay solución van al juicio y aportan sus pruebas, el juicio puede suspenderse una vez y continuarse después pero no puede hacerse indefinido, el juez tiene que pronunciarse en la siguiente y ahí termina todo”, precisó.

De acuerdo a Solís esta agilidad ha provocado la saturación de las salas de audiencia para lo laboral y los juzgados, por lo que se espera que para 2017 se aumente la cantidad de los mismos.