La Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, presentó un informe sobre la respuesta que el Gobierno está dando a las familias que fueron afectadas por el paso del huracán Otto en el Caribe Sur nicaragüense.

AUDIO:

Rosario manifestó que la respuesta y las medidas ejecutadas antes y durante la emergencia nos llevaron a no tener víctimas o pérdidas de vidas humanas que lamentar tanto con el paso del huracán como en el terremoto y la alerta de tsunami que se generó de forma paralela la semana pasada.

"Para el huracán Otto fueron afectados los municipios del Caribe Sur, del Río San Juan, de Rivas y de Zelaya Central. Tuvimos refugiadas un total de 11 mil 678 personas, de 73 comunidades y barrios en 152 refugios seguros, donde en todo momento se ha garantizado la atención a las familias albergadas con alimentos, avituallamiento, atención médica y psicosocial", informó.

"Incluso desde el día viernes empezamos a enviar el primer nivel de respuesta; planes techo, ya hemos enviado 680 planes techos de emergencia para las familias que han sufrido daños en las viviendas, es la primera respuesta en Río San Juan y en Rivas. 650 en el Río San Juan y 30 para el departamento de Rivas", detalló.

Dijo que en este momento están albergadas 248 personas, 196 en Cárdenas, 20 en San Juan de Nicaragua, y 42 en la parte sur de San Carlos, mientras se restablecen las condiciones para que puedan regresar a la normalidad.

También destacó que en el reporte de hoy, el doctor Guillermo González, Ministro Director del SINAPRED, informa que el nivel de los ríos que se están monitoreando sigue descendiendo paulatinamente.

Detalló que hasta el momento se contabilizan 817 viviendas afectadas por el huracán; de esas 257 en San Juan de Nicaragua; 194 en El Castillo; 294 en San Carlos; 37 en Corn Island; y 45 en Cárdenas.

De las 817 viviendas, 707 tuvieron daños parciales en el techo y 120 fueron destruidas totalmente en 5 municipios.

También se reportan 8 escuelas con daños parciales en el techo, dos en San Juan de Nicaragua y 6 en El Castillo. Además se reportan daños en el centro de salud de San Juan de Nicaragua y de El Castillo; daños por vientos en delegaciones de gobierno, ejército, alcaldías, Marena, migración y aeropuertos; daños en mil 700 metros lineales de tendido eléctrico colapsado en los municipios de San Juan de Nicaragua y El Castillo.

En El Castillo colapsó un puente colgante; en el Río San Juan 82 kilómetros fueron obstaculizados por caídas de árboles sobre la vía y por inundaciones menores.

El único municipio afectado por suspensión de agua potable por unas horas fue San Carlos, debido al corte del fluido eléctrico, señaló Rosario.

La Compañera informó que la afectación por daños ambientales se dio en la reserva de San Juan de Nicaragua, se verificó daño en la copa de los árboles y bosques de pantano.

Rosario destacó que en las zonas afectadas se brindó atención en salud desde las brigadas médicas y señaló que los gobiernos locales, la Ppolicía, Sinapred, bomberos, sistema penitenciario y Cruz Roja movilizaron 12 mil efectivos operativos y 591 medios que garantizaron la seguridad pública y las acciones de primera respuesta a la población.

También informó que el Ministerio de Salud sigue atendiendo en el refugio de Cárdenas a 236 personas y en el Papaturro, al Sur de San Carlos.

"Es un informe muy completo que ha preparado el ministro del Sinapred, doctor Guillermo González, al frente de ese equipo tan eficiente, tan dedicado que está pendiente de nuestro país las 24 horas", indicó Rosario.

"Nosotros estamos por instrucciones del Comandante preparando un informe completo, todavía más completo recogiendo las últimas informaciones de manera que se pueda hacer cierre en el momento en el que el Comandante lo instruya con toda la información y las respuestas que dará nuestro gobierno a las familias afectadas, pero además la preparación que de todas estas experiencias tenemos que aprender y aprender mucho. Son lecciones, tenemos que tener mejores instalaciones para refugios, de todo eso vamos a hablar en esa sesión de cierre", explicó la Compañera.

Rosario valoró que estas amenazas múltiples nos obligan a tomar previsiones mucho más allá de las que hemos tomado. "No solo es la organización de la comunidad. En eso estamos bien gracias a Dios, tenemos que mejorar todavía; pero preparar las condiciones también para que los albergues sean más fuertes, mejores y estar listos en todo momento para una sucesión de eventos, como sucedió ahorita esta semana, una sucesión de eventos que nos amenazan y que nos obligan a hacer todos los esfuerzos como nos orienta nuestro comandante, para salvar la vida", manifestó Rosario.