Las brigadas de atención del Ministerio de Salud (Minsa) ubicadas en el municipio de San Juan de Nicaragua, desde muy tempranas horas dieron inicio a una jornada de atención a los habitantes del municipio con el fin de evitar brotes epidemiológicos tras el paso del huracán Otto por la zona.

El Dr. Mikel Sandoval señaló que en este momento se está dando inicio a la fase pos evento natural en la cual se desarrollan tres grandes actividades: identificar, prevenir y actuar.

"El manejo del agua, alimentos, y su preparación son importantes para prevenir una posible eventualidad de brote epidemiológico, para ello contamos con acciones dirigidas como la cloración del agua y la fumigación domiciliar. Asimismo, estamos instando a las familias a realizar un adecuado manejo de los residuos sólidos y líquidos, ya que de esta manera prevenimos focos de enfermedades", declaró Sandoval.

La articulación del Gobierno local y las familias garantiza que los planes de emergencia tengan éxito y de esta manera se logre una rápida recuperación ante los daños provocados por el huracán.

"Vamos a realizar un rociado domiciliar dos veces en el día, asimismo mantenemos nuestro personal de Salud en los albergues, casas maternas y por supuesto hacemos las visitas casa a casa, además estamos brindando atención en salud mental para atender los cuadros de estrés post evento para brindar apoyo a nuestras familias", añadió el Dr. Sandoval.

En total se atendieron 674 viviendas, las que serán fumigadas, 580 de ellas habitadas de momento, sumandoles los albergues habilitados en la zona.